viernes, abril 19, 2019

Mantra de agradecimiento

Quiero que sepas que me amo
y te agradezco todo el daño.
Todo en mi se fortalece
tu perversión me favorece.
Permitime que te diga
que me he roto mil dos veces
que muchas más me has roto
y que a reconstruirme aprendo siempre.

(Quiero que sepas que me amo
y te agradezco todo el daño.)

Que confío hasta el tuétano
en vos, en otre o en quien no conozco
y aunque me han quitado lo que tuve
jamás pierdo lo que soy siendo.

(Todo en mi se fortalece
tu perversión me favorece.)

No voy a negarte que hubo momentos
en los que arrastré a mi corazón por  la mierda
y que no pude acunarlo, pues por tanto dolor adentro,
se partía, al levantarlo, de tal exceso.

(Quiero que sepas que me amo
y te agradezco todo el daño.)

No quiero mentirte y decirte que preferí
la ignorancia de estar muerto por sufrir
sin embargo hoy me ves, aquí
logrando en mí otro nuevo yo

(Todo en mi se fortalece
tu perversión me favorece.)

que se regenera y que vuelve
una y otra vez, reparando
aquellas cosas del pasado
que algunos llaman karma.

Quiero que sepas que me amo
y te agradezco todo el daño.
Todo en mi se fortalece
tu perversión me favorece.

sábado, febrero 23, 2019

Andar -- Poema

Te juro que sé lo que es estar muerto en vida,
te juro que también desperté, que la luz al final del camino
me invadió, me iluminó, se hizo carne hasta llorar
de amor, de felicidad, de plenitud
y aprendí, y entendí, que vivir es otra cosa
de eso que antes viví con tanto fuego.

Sentí el poder de la brisa,
del agua queda,
del silencio en el titilar de las estrellas
aprendí a seguir otros caminos
en armonía y conflicto, llorando y sonriendo
hasta quedarme solo,
felizmente solo conmigo otra vez de nuevo

Y es hermoso.

Sin embargo en la luz hay sombras,
sombras que golpean
que patean
que escupen
que te absorben,
toman nuestras emociones
y se limpian el culo con ellas.

Y lloré,
lloré hasta que los mocos se escaparon
como estalactitas amargas
cayendo por la nariz y por la boca.
Y me dejaron en humo el alma
y dejaron en hollín mi espíritu
se llevaron la pureza de la magia
y quisieron engañarme dejando la ilusión;
riendo se fueron creyendo
que no podría levantarme.

Tal vez tengan razón,
sin embargo,
me ha prometido el amor,
darme las fuerzas y el tiempo necesario
para lograrlo...

miércoles, enero 02, 2019

Responsable -- Poema

Fue apretar un botón y entender
que el ratón oprimido corre al gato,
que la cabra escapa de las pericias del zorro,
que el perro rabioso sobre la tumba de su amo
hasta morir su propia muerte, muere lentamente la ajena.

Fue mirar para otro lado y darme cuenta que la miseria
existe aún cuando la vista quiera correrse al costado,
que los monstruos de carne y hueso siguen allí
aunque aprietes los párpados con fuerza, y que no huyen
con el sonido del chirriar de tus dientes o al ver tus puños listos.

Fue cerrar la boca y mirar que mis palabras escapan por mis ojos
y así te vi bajar la vista y sacar la sonrisa falsa y estúpida de tu rostro
te vi escapar y esconderte hasta apagarte, y olvidar que tus manos y las mías,
alguna vez, hicieron un boceto con barro de un futuro al que soplamos con nuestro aliento
y de pronto el hecho se volvió juicio, el tiempo finito y el espacio, apretado.

Fue romper sólo un eslabón para que toda la cadena se vea y vuelva vulnerable e insensata.
Me creí poderoso, libre, pude correr sin estar aferrado más que a mi sombra
que me acompañó por todos lados hasta que en la oscuridad se fundió silenciosa.
Sin saber cómo ni por qué, de pronto, en toda esa brutal soledad absoluta
me encontré conmigo y respiré en paz sintiéndome humano por primera vez.

jueves, agosto 30, 2018

No quise que pises mi huella al andar
si quiera que sigas mi aroma en la oscuridad
tampoco que mires mi mismo horizonte 
o que castigues, cuando no creés, 
a quienes pecaron en mi contra.

No te quiero distinta,
ni que seas quien no quieres
que veas por otros ojos
que transpires por otros poros 
ni que creas lo que no eres.

Quiero que vivas
tu propia vida
mientras yo vivo la mía
y que te compartas 
y compartirme.


jueves, agosto 09, 2018

La princesa -- Poema

¡Qué desvergonzada!

Andar por los inviernos
volviéndolos primaveras,
usando el rayo del sol cuando sonríe,
desfachatada y sin permiso.

Se pone por guantes a la brisa
del verano donde sinceras y cálidas
desde las palmas de sus manos
sin pudor brotan las caricias.

Va pintando con otoñales rubores
a aquellos rostros que dejaron libres las miradas
que la siguen por delante y por detrás
cosificándola al desearla.

Etérea como la tormenta avanza
sin mojarse los pies en las charcas de agua
sin macular con barro su piel delicada
marcando a fuego su huella en su andar de doncella.

Qué profunda hijaputez,
robarle al terremoto su poder
para ocultarlo tras sus labios carmesí
y liberarlo cuando habla, cuando besa, cuando calla.

sábado, junio 23, 2018

Virgulilla

Uno se la pasa dando pedazos de vida,
se entrega en quienes se contextualiza.
       Da
              sin pensar
                               sin razonar
se entrega.

Uno decide creer en quienes lo rodean
se llena de ellos
                          se nutre
                                          se comprende
y hay veces que hasta aprende
a mirarse a uno mismo también por los ojos del otro.

Uno ama, y así como ama, cree;
proyecta en el cercano su fuero más interno
y por amar, creer, confiar y proyectar
el otro termina siendo una construcción
del deseo que desea del otro uno mismo

No sé por qué                   de repente
                       (pero pasa)               (porque nunca avisa)
el otro hace lo que uno mismo no haría
por lo que ese yo idealizado se realiza en un él íntegro
y es entonces cuando dar ese pedazo
se siente como si a uno lo despedazaran
y todo en la vida perdiera el sentido.. 

miércoles, mayo 30, 2018

Como un pedazo de plastilina -- Poema

No es tan fácil, claro
primero tenés que poner de vos
para poder abrir el frasco
en donde está guardada.
Allí adentro se conserva 
húmeda, fresca, pura, limpia,
pero eso sí, amorfa y solitaria
carente del calor de las caricias
que dan forma.

Una vez que abrís el frasco
y la vez brillando en su pureza
esa virgen plastilina se convierte 
en un objeto de deseo
y poseerla se vuelve más fácil 
la podés sacar, y moldearla como más quieras,
se entrega tan sumisa que ni culpa te da jugar con ella.
Te sentís con una comodidad y una seguridad,
tan exquisita que no dudás ni un segundo
que podés lograr cualquier cosa.

Aunque ese primer contacto pareció impresionarte 
por su textura, su pureza, su frescura y color impoluto
la necesidad inevitable es querer moldearla, la apretás, la estrujás,
la acurrucás, la golpeás, la rompés en mil pedazos que se caen,
la pisás y dejás esquirlas de ella en tus zapatos
y ni te importa lo que pasa mientras tengas suficiente
como para seguir entreteniendo tu ocio a tu gusto,
distrayéndote de tu particularidad, mientras que hagas, 
sin esfuerzo, todo aquello que te hace feliz
y que te haga sentir completo.

Hasta que con el tiempo esa cuestión del manoseo,
de la falta de cuidado por esos pedacitos que fuiste desprendiendo, 
que en la distracción grabaste con la suela de tu zapato,
de la falta de atención en la mugre de tus dedos
y en esa continua e irrespetuosa forma de tratar al otro 
por el mero hecho de entretenerte y sentirte ocupado
de pronto la plastilina, se convierte en basura,
en un triste pedazo amorfo, sucio, mal oliente,

Si me dijeras
que mañana se acaba todo,
que después de hoy no queda nada,
que el pasado se desvanece
tal cual lo hace
apenas termina el presente
o que se esfuma el futuro
apenas el presente comienza

si me dijeras
que a partir de ahora
queda solo nada
te abrazaría y sonreiría
agradezco estar viviendo
el único momento real de la historia.