martes, junio 17, 2008

El "chincho poroto" -- Cosa

Cuando pibe existía la chanza de mirá quienes caen, y señalaban hacia arriba, y cuando uno miraba le decían: los giles que miran. No era gracioso que te lo hagan, pero tampoco era gracioso hacerlo. Lo divertido era el "chincho poroto", hacerle creer a alguien que tenía una rotura en lo que tuviera puesto como casaca y después decirle "chincho poroto". La metodología era la siguiente, te acercabas a la "víctima" y ponías cara de preocupación, acompañando esto con algún sonido, como por ejemplo una U bien larga. Mientras pronunciabas esa U debías acercarte a la "víctima" con el brazo extendido y tocar con el índice en algún lugar del pecho de esa otra persona. Mientras más cerca del mentón mejor, debido a que es muy complicado verse a uno mismo en esos sitios. Al tocarle el lugar indicado, la U culminaba abruptamente e inmediatamente después en tono compungido se decía: "Tenés roto". La persona preocupada por la pilcha que llevaba puesta o por el reto de sus padres o bien por parecer un zarrapastroso indigente ante las miradas de otras gentes, inmediatamente llevaba la cara hacia abajo, tocando con la pera el pecho logrando así que el ángulo visual llegara hasta el punto exacto donde el engañoso dedo señalara... ahí no más el "victimario" tomaba acción subiendo el dedo indicador en línea recta hacia arriba, dibujando imaginariamente, una raya vertical que dividía el rostro del otro en dos. Para acceder al mismo se utilizaba la pera cual rampa y se seguía de allí hasta el jopo. Dejábase entonces de cada lado de tal línea, una mejilla, mitad de los labios, de la nariz y por supuesto, un ojo y una ceja. En este breve y rápido recorrido que el dedo efectuaba era menester decir: "chincho poroto", si esto no se decía, más que una chanza inocente era una provocación clara a agarrarse a trompada limpia. Por supuesto que la víctima se sentía triste de haber caído en dicha cuchufleta, pero al darse cuenta que esto era mentira, sentía una inmensa felicidad por no tener rota la linda ropa que llevara puesta. La frase final a decir en el caso que usted quiera hacer la chanza es: "... Uuuuuuuu, tenés roto!...", cuando el otro mira se sube el dedo que señala y culmina, "...chincho poroto!..." y todos ríen.
Para que haya "víctima" no deben repetir el truco varias veces seguidas con la misma persona, dejar breves períodos de tiempo entre las distintas veces que se haga esta chanza, es lo más recomendable para que esta inocentada surta siempre el mismo efecto hilarante y de sorpresa. Tratar de ser lo más natural posible tanto al buscar la víctima como al efectuar la broma. Tener extrema delicadeza al levantar el dedo. Hay víctimas que han perdido un ojo por la falta de prudencia de quien hacía la chanza.
Es importante saber que solo el hecho de ingnorar el estado en que se encuentra la ropa que lleves puesta, te convierte inmediatamente en posible "victima" de este juego, ya que si supieras el estado de conservación que tiene lo que llevas puesto, nunca te fijarías en lo que otro señale. Debes estar siempre seguro de tu atuendo ya que el solo hecho de pegar el mentón al pecho es considerado como aceptación del molesto pero inofensivo "chincho poroto".
La única manera de no caer en esta broma libre de toda hiriente maldad, es no mirar hacia abajo cuando nos digan que tenemos algo fuera de lo normal en el pecho. Lo difícil de esto es controlar nuestro instinto primario más conocido como curiosidad. En el año tres después de Cristo un hombre estuvo tres días sosteniendo su cabeza erguida con tal de no bajar la vista y que un mal comediante le hiciera "chincho poroto". Se lo recuerda aún como el hombre que perdió toda curiosidad al mirar su reflejo en un espejo.


1 comentario:

Mariana Cerrillo dijo...

Cansada de gente que levanta el dedo dando discursos diciendo cosas que se pretenden serias, me pareció prudente volver al "Chincho poroto" para relajarlos un poco. Creo que puede ser un arma letal contra gente demasiado seria y somnífera. Y entonces se me da por investigar a ver si ya existe la asociación del "Chincho poroto" y cómo alistarme y me encuentro con este texto. ¡Una maravilla! Felicidad total. ¡Fundemos una sociedad del "Chincho poroto" y hagamos a la humanidad más feliz! :)