jueves, enero 31, 2008

Cavilaciones de Quasimodo -- Poesía

Me doy entero, sin descremes,
desnudo, tal como soy,
entregándome, culposo
como quien no ha cometido un crimen adrede
pero a fin de cuentas
lo ha cometido.

Con la cabeza gacha,
vergonzante por nada,
por mi condición humana
por errores que al azar
sobre mis formas y aspectos cayeron,
haciendo de mi este engendro
que solo de verme la gente muere
de asco
de miedo.

Hay leyendas sobre mi,
se han desparramado por mil pueblos,
dicen que soy hijo de satán
heredero directo del trono del infierno,
que quien mire fijamente mis ojos
tendrá siete hijos, todos amorfos,
quién sea tocado por mis manos
tendrá cubierta la piel por ronchas y granos
quién escuche mi voz, jamás podrá
volver a escuchar el trino del pájaro al cantar.

A nadie importa mi alma,
condenada aún nonata, a este carne inmunda
mal formada, de huesos anárquicos
y tumoraciones espantosas que por doquier se asoman.

Mi corazón? pobre músculo viejo y maltratado
que no conoce el amor pero sí el perdón
que comprende a todos ustedes que me miran
de reojo y con desdén,
que me arrojan sus basuras
y me escupen e insultan
me torturan y disgregan,
simplemente por ser lo que soy.

Dios me ha hecho de esta manera
para que cumpla mi función en la tierra
y aunque es mucho lo que he sufrido
no lo tomo como redención,
ni lo tomo como castigo,
así es como Dios me ha tocado
con su dedo más cruel y divino
quiero creer que al morir
esté en su seno, eterno y feliz.

No guardo rencor ni odio hacia ninguno
de los que llenan mi vida de insultos y perjurios
entiendo que sean prejuiciosos
que me miren y hagan deferencias
pero no traten con displicencia
a los que diferentes nos hicieron,
que son Dios y la Naturaleza.

Sé que es natural en ustedes
agredir aquello que es novedad
lo que sale de la costumbre
es mala usanza de la verdad
que cualquier cambio es malo
y que cuesta asimilar
lo nuevo como bueno.

Yo aquí guardo en mi memoria
la danza de la mujer más hermosa,
los colores del atardecer sobre los techos herrumbrosos,
la sonrisa de los niños
y el amor de un padre que nunca vi,
pero siempre está a mi lado
cuidando la esperanza que al morir,
estaré en su seno,
eterno
feliz.

miércoles, enero 30, 2008

-Me ayudás con esto?

-No, no tengo ni ganas

-Dale no seas garca boludo que se me viene encima.- le dijo casi suplicando. Lo miró por sobre el hombro, un armario de tamañas dimensiones se le caía sobre la cabeza, la mueca de fuerza en su rostro demostraba que si no fuera por sus reflejos gatunos y su necesidad natural de mantener su vida a salvo ahora estaría hecho una cucaracha aplastada por un pesado pie de madera de mala calidad.

-Ahora resulta que el boludo soy yo, cuando sos vos el que está en peligro de muerte...

-No seas forro, vení y ayudame.- le dio la orden casi sin poder hablar, el mueble se le venía encima.

-Encima me das órdenes y me insultás? Así no vamos a ningún lado negro, rezá, tal vez Dios te ayude.

-Puta madre! Sabés que soy agnóstico!

-Nunca es tarde para cambiar...

-Ay Dios, se puede ser tan boludo!- suplico al cielo resoplando de cansancio.

-Muy bien, así se empieza!- un estruendoso ruido sonó en todos lados, el armario de madera terciada había caído sobre el pobre agnóstico, por un costado de la cabeza salía un hilo de sangre que surcaba la cocina hasta el comedor donde el otro descansaba.- Pero que sos sorete che! Ahora voy a tener que limpiar el piso... - 

Aburrición desolada -- Poesía

Estoy aburrido,
ido
sin boleto de regreso,
eso
es lo que siento, lo que pasa
mis pensamientos se derivan
se deliran, se confunden ellos mismos
se entremezclan, se pisan los talones,
se tropiezan, se desarticulan,
se desentienden y se olvidan.


Pienso en mi familia,
en mis amigos,
en los no tanto,
miro el cielo raso y me escapo
solo un rato
al mirar el paisaje al óleo
que se pinta detrás de los cristales
de las ventanas cerradas
desde el colchón
hundido en el piso
con calma
con el sinsentido a flor de piel
pensando en mañana

y vuelo, la imaginación vuela
hasta dónde nada llega
ni mi imaginación
que también esta aburrida
ida
y a pesar de haber conseguido boleto
no quiere regresar.

martes, enero 29, 2008

Diario -- Cuento

Se sentó en la mesa del bar, pidió un aperitivo y un sifón de soda, le trajeron el diario y un platito con papas fritas y otro con maní, abrió el diario y comenzó a leerlo fácilmente, no estaba comprometido con la lectura, la verdad que al diario y sus noticias le daba una importancia casi igual a nada, no le importaban las cosas mediáticas, él sabía que lo que se publicaba era lo conveniente al gobierno de turno, con la información se maneja a la masa. Cómo no saberlo si él mismo había trabajado en el departamento de prensa de tantos gobiernos diciendo que si, que no, cuales noticias eran relevantes, cuales revelantes y cuales secretas, pero todo se pudrió y se fue de madre cuando llegó la internet, ahí si que todo se escurría entre las manos como el agua, como la arena, igualmente se controlaba lo más que se podía, en que páginas se podían entrar, en cuales no, cuales se bloqueaban... era un trabajo muy cansador, sobre todo desmoralizante, sabía en el fondo que si a un chancho le ponés margaritas, come margaritas, que si le ponés cebada como cebada, que si le ponés plástico come plástico, por lo que hay que ver qué es lo que se le da de comer a los chanchos. Así lo había aprendido y eso mismo le había quedado en la cabeza impreso profundo en su conciencia, no había vueltas. Al principio se veía a sí mismo como un paladín de la justicia, tratando de erradicar las malas hierbas, separando las semillas malas de las buenas, pero al cabo del tiempo se empezó a dar cuenta que más que nada era una simple marioneta del sistema, que manejar la información motiva al pueblo a hacer y decir ciertas cosas de las cuales no tienen ni idea, ni siquiera entienden su razón, ni su existencia. Se dio cuenta así que estaba transformando lentamente un pueblo de individuos en una masa obsecuente y no pensante. Un mundo de zombis se abría al futuro, donde se los alimentaba poco pero les daban mucha comida, se creían en la abundancia por las cantidades pero estaban en la carencia por la calidad que cada caso en particular tenía. Había muchas escuelas, pero la educación era pobre y escueta, tardaban tal vez tres años en enseñar a leer a escribir, a sumar a restar, a saber en que parte del mundo estaban. Había miles de centros médicos que llenaban de pastillas a la gente haciéndolos fármacodependientes, todo resfrío debía ser tratado con drogas de un poder mediano cuando realmente siete días en cama te dejan como nuevo. Defendían las raíces de "nuestra" cultura a más no poder, lo que volvía al pueblo hermético a nuevas usanzas y descubrimientos. No había forma de abrir sus mentes, de ver nuevos horizontes, de creer en ellos, de contar con ellos, de hacerlos posibles. El caudillo de un país americano de apellido Sarmiento, decía que había que educar al soberano, y el soberano era el pueblo, él creía fervientemente en que una buena educación daba libertad, otros entendieron que si la educación daba libertad, entonces la podrían dirigir para que ésta, diera el fruto que convenga.
Las páginas del diario pasaban unas tras otras aburridas de sí mismas, siempre con las mismas noticias, cambiando los personajes de dichas novedades, pero de lo demás nunca nada, o es tan cíclica nuestra historia como especie o aún no alcanzamos nuestra propia cola que venimos corriendo hace miles y miles de miles de años. Llegó a la parte de los obituarios donde se detuvo en un artículo en especial. Conocía a uno de los fenecidos, habría ido con él a la primaria, habían compartido el banco y todo, la de juegos de bolita que habían tenido, tremendas riñas a veces terminadas a los golpes con tal de recuperar las bolitas perdidas de alguna manera injusta o irregular. La mancha, la escondida, el poliladron, cuantos recreos, cuantas cosas, cuanta vida, cuanta inocencia sin pecado concebida, y ahora en el cajón... puta madre, quién lo iba a decir cuando teníamos los guardapolvos blancos llenos de tierra y ansiedades, con los bolsillos rotos las medias caídas y la energía a flor de piel. La vida nos pasó por encima, sin permiso ni licencias. Las ideas y recuerdos golpeaban una tras otro, las imágenes se le aparecían delante de sus ojos y no podía manejarlo, sus manos eran huesudas, sesenta años no es joda, pensaba silencioso también. La idea del adiós sin retorno lo atormentaba hace rato cuando su reflejo le cantaba las cuarenta en la cara y nada podía hacer para negarse esta realidad contundente, aunque se resisitía a aceptarlo y depende su estado de ánimo, era el garbo con el que ese día sobrellevara la situación. Hoy, por su hoy, era un día en el que se había despierto con la energía de un mil demonios, feliz de la vida, sintiéndose un veinteañero concuspiscente, fuerte arrogante, había caminado por la avenida mirando a todas las mujeres, guiñando el ojo, sonriendo atorrante a cada una que pasaba y con una mueca, de cuando en vez, le contestaban a sus maduras adulaciones con fines de lucro. Todo venía de maravillas, hasta comió un pancho de parado en una plaza rodeado de palomas y de chicos que correteaban por todos lados como si nunca se les acabara la cuerda, todo venía perfecto, hasta entrar a ese bar y recibir ese periódico que cayó como gran cuchara a revolver la tanta mierda de tanto pasado logrado, y que ahora en el presente, se le hacía una condena injusta con la que cargaba sin alternativas.
Cerró el periódico y trató de distraerse un poco con la página de chistes, pero seguía pensando en el obituario, no podía concentrarse, antes no quería, ahora no podía, tenía la imagen del cajón y la parca cavando la tumba que llevaba su nombre, cerraba los ojos, apretaba los párpados con fuerza queriendo aplastar las ideas de su conciencia, pero todo se hacía cada vez más y más nítido, tomó un poco de su aperitivo, al cual se dio cuenta en ese instante, que aún no le había dado ni un sorbo, por eso le mezcló la soda y la efervescencia de la misma le hizo pensar en lo maleable, en la perdurabilidad, en que uno es en la sociedad para lo que la burbuja a la soda. Cerró el diario, lo puso en la mesa de al lado tratando de alejarse de esa realidad, sentía en las sienes el latido del corazón, lo abombaba la idea del pasado merodeando su presente, lo asustaba ese continuo tal vez que pateaba las puertas del subconciente e iba encontrando a los miedos más aterradores, escondidos en las sombras de los lugares más lúgubres del alma. Estaba roto, mirar por la ventana le hacía dar cuenta que nada somos, que de nada venimos, que hacia nada vamos, la respiración se le dificultaba y la suerte nerviosa que lo recorría lo obligaba a desabrocharse los botones de la camisa, una camisa holgada pero que a fin de cuentas le mostraba que el cuerpo tiene un límite, un límite que el no quería ver ni sentir, un límite que en este momento no quería aceptar como tal. Se sentía paralizado por el terror, no había escape, no había lugar donde esconderse, por ser él mismo el depredador y la presa. Dónde podía ir, cómo podía expiar su culpa? Se echó un par de maníes en la boca y los bajó con un sorbo de líquido que por tanto tiempo de inactividad estaba caliente, igualmente, ayudaron a los maníes a seguir bajando por su gaznate.
Trataba de prestar atención al televisor con volumen bajo que colgaba de una pared, pero los ojos se le iban hacia el diario cerrado que reposaba en la mesa de al lado, y pensaba en el obituario, trataba de escuchar conversaciones ajenas para pensar en otra cosa, pero cada conversación de alguna manera insólita lo llevaba al mismo punto de partida, se puso de pie abruptamente, manejado más por insitinto que por conciencia, tomó el diario y lo deshizo en mil y un pedazos, sin histeria, sin nervios, aplicaba la presión necesaria para lograr no dejar ni una noticia sana, el mozo se le acercó cortesmente pero no había lugar para las cortesías cuando comenzó a revolear los trozos de periódico por el aire y a reir lo más suelto, entre dos mozos lo pudieron reducir hasta que llegó la policía y lo detuvo por escándalo en la vía pública. A eso de las diez de la noche lo dejaron salir, no tenía antecedentes y el comisario había comprendido la historia y lo que le había pasado, una crisis, una crisis de la edad como tantas otras, pero eso si, trate de mesurarse un poco, le dijo bonachón mientras lo liberaban. Pasó por un puesto de diarios y revistas y en el vespertino estaba su foto en primer plano donde el titular refería viejo loco arma flor de escándalo por ganar la lotería, es arrestado. Meneó la cabeza un par de veces pensando en que Lotería Nacional había pasado un dinerillo por debajo de la mesa para que la gente vuelva a creer en salvarse la vida a cambio de un par de pesitos. Quiso comprar una revista de crucigramas, metió su mano en el bolsillo para sacar el dinero y da las casualidades del destino que sacó el obituario de su amigo recortado perfectamente. Indudablemente la vida le estaba jugando su última broma, ahí nomás se desplomó por un ataque cardíaco masivo que se lo llevó de este mundo. El diarero lo vio desplomarse sacó su celular del bolsillo y llamó a una ambulancia, cortó y pensó... que mala leche, ganás la lotería y te morís de un cíncope, ojalá esa guita me la hubiese ganado yo...

lunes, enero 28, 2008

No hay peor ciego -- Poesía

Ciego es aquel que no reconoce o distingue
que es lo que tiene delante de él,
no es el invidente, el invidente puede también ser ciego
pero ve a través de sus dedos,
de sus oídos, de sus sensaciones más profundas,
ve.

Ciego es aquel, porque no quiere reconocerse
aunque sea vea periodícamente en el espejo,
aunque se sienta abatido y mal consigo mismo
por alimentar una mentira que quiere ver como verdad,
pero no la siente, no la entiende, por eso
no la puede ver.

Ciego es aquel que deja de lado su razón,
y se oculta en silencio en los rincones más oscuros de su alma,
ciego es el que olvida el corazón
o se escuda tras él
con tal de no ver nada y así
justificarse.

Ser ciego no es lo mismo que estar ciego,
ser ciego es elegir,
no querer,
negar,
para entonces no tener nada que ver
y así entonces no hacerse cargo
de su propia vida.

domingo, enero 27, 2008

La noche previa -- Cuento corto

Fueron cuatros los aventureros, cuatro que llegaron desde los distintos puntos cardinales encontrándose desde lo que sería, a la mañana siguiente, el punto de partida a una aventura sin precedentes. Llegaron al lugar de encuentro todos casi a la misma hora, se entrecruzaron con afectuosos abrazos y saludos, había un buen ambiente en el aire, aunque sabían que iba a ser una empresa difícil, no sería imposible. Cuatro hombres bravos, fuertes como el viento, apasionados como el fuego, con los ojos iluminados por la necesidad de nuevas sensaciones, de esa soledad que aconseja la montaña, de la dulce melodía de los pájaros que buscan la quietud en los páramos más alejados. Se medirían, se medirían los cuatro a ellos mismos, a ver su resistencia, su capacidad de resistir la inmensidad de la montaña, la inseguridad del tal vez, esa podía ser la mayor aventura o desventura de sus vidas, por lo que tenían todo preparado dentro de sus grandes mochilas donde cargaban todo lo que les sería imprescindible, no llevaban nada de más, cualquier lujo cargado en sus espaldas significa un sacrificio sin sentido. Había paz en sus voces, conversaban entre ellos y bromeaban sobre cosas que les habían pasado en los últimos tiempos, intercambiaron mil y un historias por cada uno vividas. Estaban contentos y se les notaba, reían y contaban chistes mientras organizaban la logística a seguir. Todos sentían una confianza pura en cada uno de los que los acompañarían y harían el trayecto, no había dudas, el camino los enfrentaría con sus propios no, y los obligaría a superarlos, a superarse, a encontrarse cara a cara con lo que ellos pensaban a lo que es la realidad pura y concreta. Se sentían preparados, se creían preparados, todas las expectativas eran buenas, y hasta aparentemente, según el pronóstico del tiempo que habían chequeado, éste también estaría a su favor. Terminaron la logística de todo cerca del anochecer, prendieron un fuego y quedaron allí hasta que al fin el sol cayó en el horizonte, las estrellas empezaban a titilar en un manto que se iba a oscureciendo poco a poco, las horas pasan deprisa y antes de cada travesía lo mejor es descansar bien, por lo que a la luz de la pequeña pira cocieron unas carnes a modo de banquete de feliz comienzo, sabiendo que el correr de los días sólo la caza podría proporcionarles tal manjar, tomaron vino y festejaron hasta que la luna estuvo bien alta. Apagaron el fuego sin dejar ni un rastro de que ellos habían estado allí pasando un buen rato. Se fueron a dormir, se acomodaron dentro de sus bolsas de campaña y quedaron acomodándose sobre el suelo buscando la mayor comodidad posible, durmieron como bestias, de sueño pesado, pero en algún lugar de su conciencia pensaban y repensaban los mapas estudiados, los víveres, las cosas indispensables, cargándose encima la responsabilidad de saber que funcionarían como un equipo, unido y fuerte, para ayudar a quien lo necesite y tratar de no hacer nada equivocado por lo cual necesitaran ser ayudados. Solo faltaba que salga el sol, que algún gallo cacarée y que Dios, desde su lugar, los acompañe en su camino con una sonrisa y con un guiño.

sábado, enero 26, 2008

Te recorro -- Poesía

Me meto silencioso por tus ojos,
me pierdo en tu mirada
entro profundo en tu alma
cuelgo de los lados internos de los parietales
una hamaca paraguaya
donde plácido me acuesto a descansar.

Veo como los impulsos eléctricos de tus pensamientos,
de tus sensanciones, de tus acciones,
se dibujan en el cielo como constelaciones
como relámpagos etéreos
llenos en magias y misterios
iluminándolo todo en blancos relampagueos.

Al rato me paro, reparado, descansado,
y comienzo a recorrerte por dentro
viajando por tu sangre a altas velocidades,
llego a tu corazón, tu dulce corazón
enorme, soberbio, fuerte, latiendo a cada latido,
los nombres de todos tus seres queridos.

Sigo por tus venas con pasión aventurera
con la adrenalina al mango jugando carreras
contra glóbulos rojos y blancos, también contra plaquetas.
Te recorro por dentro, vena por vena, arteria por arteria,
de cabeza a pies de pies a cabeza
metiéndome en cada rincón que encuentro, y te encuentro

tan única y hermosa como lo sos por fuera.

viernes, enero 25, 2008

El viejo y las uvas -- Fragmento

No es tarde, nunca lo es, al menos eso es lo que dicen las malas lenguas, pero el sol redondo y simpático ya está lamiendo el horizonte, desapareciendo despacito, sus últimos rayos rozan de colores las flores blancas del jardín y una neblina suave pinta de un blanco traslúcido como un manto de gasa que cubre el horizonte. Sentía que su cenit estaba llegando lo que lograba que las flores del jazmín le oliesen amargas, que las rosas parezcan desprolijas y que la soledad, acomodada en el centro de su alma y de su corazón que sentía marchito como las peonías que habían sido castigadas por los rayos del sol y la falta de agua. Se acercó a ellas y les echó un leve chorrito de agua tratando, Dios sólo sabe, de lavar un poco la tanta mierda que traía encima. No podía creerlo. Esto era la vida, tan sólo esto? Este puñado de nada? Interpretaciones? No es nada más que esto? un simple y asqueroso juego de química? Mierda! De qué vale? De qué sirve? Qué sentido tiene todo? El que yo le doy? El que yo creo? El que yo invento? Por Dios!! Si estoy mal o dolido, el aroma de las flores es hedor, el amor es agresión, la lluvia una maldición, aunque si estoy bien... todo lo mismo es distinto. Y para peor, esa es mi verdad, mi única verdad que late en mi cuerpo y en mi realidad tan tangible que mi corazón se llena de gozo o se marchita y queda igual o peor que estas peonías que para nada aparentan servir ya. Todo es cuestión de puntos de vista, del manejo de las energías, del comprender que nada está hecho ni existe para jodernos la vida, que nadie nos quiere lastimar, que en sí el ser humano es un ser naturalmente sano, con todas las injusticias posibles, pero justo dentro de sus posiblidades naturales. Somos lo que somos, el resultado de tantas mutaciones que ya ni sabemos cual fue el comienzo. Estamos seguros del ahora, del ya, lo demás son suposiciones, supersticiones. Existencialismo, esto es el maldito existencialismo. Y lo peor es que ni siquiera es importante, es una larga paja que no tiene sentido ya que nunca acaba. Que mierda deberían importarme estas cosas! De qué sirven? Me hacen mejor como ser humano? Y con eso qué? Me gano el cielo por ejemplo? A quien carajo le importa! Ni siquiera sé si existe, si si, entiendo, es cuestión de fe, es sólo creer en eso. Creer, para qué? cual es el objeto? Y caigo en lo mismo, caigo en mi mismo una y otra vez, revolcándome en mi propia mierda, porque este planteo nace desde mi dolor, desde mi soledad, no sale de mi cuando estoy en éxtasis, no sale de mi cuando los aromas son dulces y me obligan a recordar con sonrisas cosas que tal vez ni pasaron. Esta es mi propia mierda, mi propia nada en la que me oculto de nada, como si jugara solo a las escondidas y yo mismo me persiguiera... Pues acá estoy infeliz de mierda! No me veo por que los ojos miran para afuera! Acá estoy, no te das cuenta ni de tu existencia hasta que no te sentís un sorete, si fueras ciego y no te doliese ningún dedo de la mano, sabrías de la existencia de tu mano? No lo sabrías, la intuirías, tendrías que tocar tu mano con la otra para darte cuenta que tienes las dos puestas, que ninguna se ha escondido... No es así? Dime entonces donde es que dobla tu intestino, en qué parte, señálame el recorrido que hace y me saco el sombrero en son de felicitación. Sólo sabes donde tienes las tripas cuando se te revuelven del asco por vos mismo, por la existencia que tienes o crees tener. Si estás en la cima te sientes poderoso y la montaña es un punto a tus pies, si estás en la sima te siente nimio y la montaña es un mundo, mientras la subes pierdes ganas, lloras ríes, gente que se muere, gente que nace, dicha tristeza, bla bla bla, mientras la bajas, ganas pierdes, ríes lloras, gente que nace, gente que se muere, tristeza dicha, alb alb alb. El amor? siempre da vueltas, a veces mata, a veces no, te piensas que eso cambia algo en algo? Nah, nada cambia, sólo que te sientes completo cuando las cosas están bien y te sientes roto cuando las cosas están mal. Como todo, como nada, como la vida misma se va sucediendo todo el tiempo así misma continuamente pasando y pasando y pasando por cada uno de nosotros, con las mismas noticias repetidas, sin sentido, innertes o vivas, da lo mismo. Son siempre las mismas, desde que eramos habilis que la vida no cambió para nosotros, el hombre en la luna era el mismo reto que la rueda. No! Dirás de pie, cree lo que quieras, pero es así. Sin vueltas. Cada cosa en su tiempo, radicalmente son lo mismo unas con otras. Nada cambia, ni cambió desde entonces, solo nuestras formas de ver las cosas. Igualmente necios somos, y tan así somos que justificamos nuestra ignorancia con nuestra ignorancia misma. Qué sentido tiene esto? De qué sirve la vida? Qué importa, al fin y al cabo si estás en el baile que mejor que bailar y si bailás por que no hacerlo sin prejuicio ni preocupaciones, sin meterse en la danza de otro, sin preguntarse, ni juzgarse, ni matarse... al fin y al cabo, somos lo que somos y nada tiene sentido, ni nosotros mismos tenemos sentido, somos la conclusión de un montón de conjunciones químicas, y sin embargo nos preocupamos por todo, contínuanente, repetidamente, como si de algo valiera nuestra preocupación. Si nuestro fin es reproducirnos, entonces hagamos el amor sin razones ni sentidos, si nuestro fin es espiritual, amemos sin exigencias ni porques. No creo que la finalidad del ser humano exista más allá de simplemente ser, y que nos multipliquemos hasta que ya no podamos más. La razón sólo causa caos y confusión en nuestras mentes, confunde a los sentimientos y nos lleva a un abismo del cual no hay retorno. Miró de nuevo el jardín, la luna nueva tal vez estaba en el cielo pero cómo saberlo. Las flores blancas resaltaban en la noche como luceros, el aroma de los jazmines inundaba el alma dando cierta paz embriagadora, los rosales mostraban los frutos de su esfuerzo y se veían tan hermosas que había ya olvidado el sin sentido de sus estados, no había de qué ocuparse más que de la felicidad misma que volvía a recorrerlo por completo, en un acto inconciente arrancó las peonías de un solo tirón, para no alimentar sus culpas al pedo en otro momento de confusión. Volvió a su casa, entró en ella y siguió leyendo a Kafka como si nada hubiera pasado, pero muy dentro de él sabía y entendía que un nuevo amanecer lo estaba esperando.

jueves, enero 24, 2008

El viejo y las uvas -- Fragmento

Aventuras? Aventuras eran las de antes, ahora con esto de la globalización los aventureros no existen. Antes viajar por el mundo era para valientes, para gente que arriesgaba la vida a cada paso que daba. Ahora si caminás por las montañas Chinas y ves un oso panda les sacas mil y un fotos, antes corrías cagado hasta las patas, desesperado y como loco pensando que era un mosntruo que los demonios enviaban para robarte el alma. Ahora es todo para mariquitas, para gente que no tiene los huevos bien puestos, se sabe todo y para todo hay antídoto o remedios, lo mismo da. Antes con un resfrío te las veías negras y por una fiebre de mierda estirabas la pata de un momento a otro, así no más. En cambio ahora tenés pastillas para la alergia, te quiero ver alérgico a las fresias y tener que cruzar un prado cubierto por estas flores. Además la ignorancia! Antes si que eran todos unos brutos de mierda! Ver Duendes! Hadas! Ja! A quién se le ocurre, o eran unos borrachos sucios y empedernidos o el cagazo les hacia ver alucinaciones... también como para no tenerlas, escuchar un martilleo en el medio del bosque y no ver quien mierda martilla da a pensar cualquiero cosa, menos que es un pájaro que le pega picazos a un tronco, es más lógico pensar que hay un duende haciendo zapatos para las hadas, o muebles para las ciudades escondidas. En mi época las aventuras eran aventuras, atravesar la selva amazónica era de valientes, zafar de la fiebre amarilla era toda una proeza, además de cruzar a pie y cruzarte con indígenas que te perseguían kilómetros a cerbatanazo limpio, con dardos embebidos en curare, utilizados solo para la caza de enemigos y hacerlos espichar de un solo soplido... O los desiertos de la Anatolia donde los nómades eran como piratas del desierto y te sacaban hasta lo que no tenías, sobre todo la libertad. Si te atrapaban te vendían como esclavo a cualquier boludo que anduviera dando vueltas con un par de monedas encima, o mismo, la sabana africana, te quiero ver ahí en esa época donde era disparar con escopeta o con las patas ante el eventual cruce de cualquier bestia salvaje. Hombres eramos los de antes, y las mujeres que se atrevían a esto, esas si que eran corajudas, podían cargar y descargar un winchester tan rápido como ahora sacan la tarjeta de crédito de la billetera. En muchos lugares del mundo existían todo tipo de peligros, ahora solo hay piratas, ladrones y locos, en mi época se le sumaban los indígenas, los baqueanos de cada zona, la no ley, el todo vale. Como eso de ir a la guerra, la guerra antes era artesanal, ahora todo está hecho por computadora, con esto del GPS o algo así, si fallás es a propósito, porque a mi no me venden esa que las matemáticas se equivocan, si supuestamente pueden mandar un robot a Marte para que caiga en un lugar exacto dentro de cuatro años, hacer teta una casita en media hora no debería haber margen posible de error.
Aventuras eran las de antes, ahora la única posible aventura está en el fondo del mar y nos dicen que todavía no está la tecnología disponible para investigar adentro, claro el espacio exterior si, pero el fondo del mar no, estúpidos, estúpida y necia especie, siempre miramos hacia afuera, siempre miramos al otro, nunca inspeccionamos lo que llevamos o tenemos dentro. In-tros-pec-ción se llama señores! Y en nosotros eso no existe, al menos en occidente, donde todo reflorece cada cierto período de tiempo, no como en oriente que hay un solo imperio desde hace milenios y que aprenden de la meditación y otras mierdas, ellos sí que miran para adentro! Claro que al ser más espirituales, tienen también una gran capacidad de crueldad y miserias, pero como juzgar, para que juzgar si estamos todos en el mismo juego pero cada uno lo juega con sus reglas. En vez de aprender lo bueno de los demás, se nos pega la mierda, mierda hedionda y destructiva que nos lleva más y más hacia el abismo.
Los aventureros ahora son gente de laboratorio, se aventuran en el mundo microscópico con cositas desconocidas y tan diminutas que te cagan la vida en un santiamén sin más, sin siquiera darte cuenta que es lo que te está haciendo sangrar internamente y morir como un perro, sin explicación ni motivo alguno. Antes no nos importaba eso, antes el aventurero moría en la aventura y era un honor estirar la para sin que nadie te dé explicación, ni motivo alguno más que el ser un corajudo con los huevos bien peludos y así de grandes.

miércoles, enero 23, 2008

Reflejo -- Cosa

Me quedé de este lado del espejo, podés creer? Y mirá que tuve alternativas y hasta también, tuve la posibilidad de elegir, sin embargo me quedé de este lado. Del otro lado la izquierda es izquierda, arriba es arriba, abajo es abajo, los colores son colores y las sensaciones más profundas se llaman sensaciones profundas, podés creer?
De este lado del espejo y del otro la vida es exactamente igual, no hay casi nada distinto, casi nada cambia, lo único diferente es el donde está uno, la circunstancia es otra, por lo que también cambia la forma de ver y creer las cosas, claro para no cambiarlas si uno está del otro lado de un espejo, un espejo que responde a las imágenes, a las luces, que imita movimientos, mis movimientos, mis formas, mis maneras, mis muecas, que reproduce la realidad que tiene en frente, mi realidad. Mi mundo está limitado ahora que me encontré estando de este lado del espejo, me limita el marco que rodea el espejo, si quiero asomarme más allá del marco no hay reflejo que valga, nada existe más allá del marco, salvo la realidad que me rodea. Irónico no? Acaso el espejo no es parte de esta realidad que me rodea? Y sin embargo la realidad del otro lado del espejo es desconocida para mi, casi casi raya con lo irreal, con el mundo mágico, con la ilusión por la necesidad que exista algo más que esto, si existe la posibilidad de lo no tangible entonces no habría imposibles, ni límites, ya no habría discernimientos sobre la idea de Dios, sobre la religión, sobre las mística humana, sobre sus mitos, hasta los duendes, las hadas y todo el mundo feérico se haría visible ante nuestros ojos, como no hacerlo, nuestro conciente solo percibe un diez por ciento de las realidades que procesa nuestro cerebro en un instante, parte de lo que percibimos está basado en lo que creemos, sabemos, entendemos, en lo que aprendimos o nos enseñaron, pero sin embargo hay cosas que traspasan los límites de los conocimientos, de lo sabido, de lo aprendido... por lo que decidí quedarme de este lado del espejo. Extraño es que la fe no tenga límites y que nada pueda transguedirla, ir más allá de la fe. Hay acaso algo más allá de la fe que la fe misma, hay algo más allá de la imaginación?
No dudo que quién está del otro lado tenga sentimientos, razones, motivos, sensaciones, pensamientos, fe, inseguridades, necesidades, que al extender su mano tratando de alcanzar mi mano que trata de alcanzarlo crea que es imposible que nuestras yemas se toquen, que sientan mi calor y yo el suyo. Lo que sí dudo es conocer o saber quién es el que está del otro lado, acomodándose, acicalándose, mostrándose como yo me muestro, cuando yo me muestro.
De este lado del espejo la realidad conocida es equivalente a la realidad que se conoce del otro lado del espejo y a pesar de haber cruzado el límite, todavía cuesta trabajo entender como a pesar de haber cambiado las circunstancias, el punto de vista sigue siendo el mío y que aún lo posible está limitado por una fina capa de vidrio que divide dos realidades exactamente simétricas entre sí.

martes, enero 22, 2008

Inés y el leprechaun -- Cuento

Era un día de sol, por lo que Inés, la mesera de la taberna cercana al lago, decidió ir a darse un baño. Caminó un par de millas hasta sentirse alejada de cualquier ojo curiosón que por casualidad por allí pasase, se quitó todas sus ropas y se internó en las aguas del lago. Su blanco cuerpo refulgía al rayo del sol y sus cabellos dorados opacados por las aguas que la bañaban igualmente brillaban bajo el astro que pegaba duro por ser mediodía. Salió del agua y se visitó lentamente, disfrutando de la paz que el chapuzón le había dado. A orillas del lago se quedó tendida boca arriba jugando con las formas de las nubes y al cabo de un rato se quedó dormida, momentos después, vaya Dios a saber cuántos momentos, un repiqueteo de martillo la obligó a abrir sus ojos y despertar medio furiosa por ser su sueño interrumpido de tanto martilleo. Se puso de pie enojada y con los brazos en jarra, a paso corto y rápido se dirigió hacia las matas floridas de donde salía el sonido despertador. Abrió a modo de ventana las ramas que cubrían al hacedor del ruido y no pudo creer lo que veían sus ojos, un pequeño leprechaun creaba un lujoso y pequeñito par de zapatos.
-Tu eres el que me ha despertado, maldito enano! - le gritó al tiempo que lo tomaba por las orejas.
-Ay ay ay mis orejitas, sí he sido yo, pero no lo he hecho a propósito! Estoy trabajando en los zapatos del reina de las hadas! Mirá - ella quedó encantada con tan fino y diminuto trabajo, los zapatos parecían hechos de hilos de oro y plata, con finas incrustaciones de piedras preciosas formando mariposas y flores, elegantes y multicolor eran ambos zapatos.
-Que trabajo más lindo- dijo ella sonriendo embelasada.
-Si me sueltas las orejas puedo hacer un par para tus hermosos pies.- le dijo.
-No gracias, no tendría vestido con que lucirlos, de nada valdrían en mis pies.- el duende quedó sorprendido, perplejo, siempre había escuchado historias de los humanos, que eran seres codiciosos y que los perseguían afanosos con tal de quedarse con los tesoros de los duendes. Entre ellos, los seres mágicos, era asunto de risa, esas piedras doradas eran hermosas para decorar, sin embargo los humanos no las usan para orlar.
-Puedo ofrecerte un caldero lleno de oro.- le dijo entonces.
-jajajajaj, si tanto te molesta que te tenga por las orejas solo pídeme que te suelte, y así lo haré, sólo estaba enfurruñada porque me has despertado de una siesta soñada.-
-Mil disculpas, en serio mil disculpas no era mi intención despertarla...- hizo una pausa- si estabas enojada por que me sigues tomando por las orejas?- le dijo impaciente.
-Disculpa, he quedado anonadada con los bellos zapatos que tu haces.- le dijo complaciente y distraída.
-En verdad te gustan?
-Me parecen hermosos, la reina de las hadas quedará fascinada con ellos...
-Gracias, realmente gracias.- le dijo con los ojos tiernos llenos de magia.
-Bueno- replicó apurada- debo irme a la posada a ocuparme de mis responsabilidades, espero vernos pronto.- se puso de pie y antes de irse corriendo lo besó en la frente. Ya alejada un par de metros el Duende le grito.
-Cómo es tu nombre?
-Inés!- le contestó
-Inés...- suspiró el duende tocándose el beso dejado por la dama, sacó su pipa del bolsillo la cargó de hierbabuena y prosiguió con su menester.
Esa fue una noche hermosa, tanto para el leprechaun como para Inés, a la posada llegaron unos músicos que animaron todo con sus sones, los clientes se portaron de maravillas, con buena educación y recato, además de las excelentes propinas que le dejaron. Para él también hubo recompensas, terminó los zapatos justo a tiempo para la fiesta que se daría en el bosque, y la reina fue de todas la mejor calzada! El buen leprechaun recibió favores de todas las hadas. Y mil y un encargos le hicieron esa misma noche.
Antes de dormir acobijado por un manto de estrellas pensó en la bella Inés, acarició el lugar donde había sido besado y soñaron uno con otro todas las noches.

lunes, enero 21, 2008

El casorio de Dormilinda -- Cuento

Hubo una vez un reino muy alejado al que solo se llegaba a lomo de burro. El reino poseía un castillo de tamañas dimensiones que permitía dentro de sus eternas paredes y altas torres tener un palacio que era la envidia de aquellos que pudieran acercarse a dicho lugar. Claro que al ser de tan difícil acceso, pocos eran los que lo conocían, hecho por el cual era muy poco envidiado. Decíase que todo lo que pertenecía al reino, lo que lo rodeaba y mesmo lo que estaba dentro de las murallas, era sin más ni menos, un gran paraíso, sus tierras eran tan fétirles que cualquier semilla que llegará se desparramaba por los prados como el orégano en los campos y no sólo la riqueza de este reino eran sus tierras fértiles, si no también lo era su minería, sus ganados y sus maderas. El oro y el hierro parecían manar de las piedras, los robles y las bestias crecían tan rápido como la economía del lugar. El Rey, casado con la mujer más hermosa del planeta y sus alrededores, en un día de ocio sin querer la embarazó. Por las dudas el embarazo se mantuvo en secreto durante los nueve meses de gestación, ella era primeriza, él no, pero sus hijos anteriores nunca fueron reconocidos como tales debido a que el Rey era un tiro al aire. Al pasar los nueve meses del vientre de la reina nació un bebé de sexo femenino, pequeñita pequeñita. Tan pequeña era que cabía en la palma de la mano del Rey o de la reina. La algarabía que hubo en el pueblo el día del nacimiento pasó desapercibida, no porque nadie amase a los padres, en cambio, nunca nadie hubo amado tanto a un soberano jamás en la historia. Nadie festejó porque el embarazo de la reina se había mantenido en secreto; con motivo de dar aviso de tan feliz momento el Rey convocó a todo el pueblo y los citó en la puerta del palacio a las cuatro de la tarde, sin decir ni mu del vero motivo por el cual solicitaba la reunión. Se corrieron mil y un voces del por qué del convité, algunos pensaban que el Rey se iría, otros que sería para anunciar que podrían poner mayúscula a la reina, otros creían que vendría alguien de visita por lo que el Rey, como siempre hacía, iba a pedir que finjan austeridad y necesidades así de los reinos vecinos nadie les rompería los quinotos, solicitando préstamos o queriendo invadirlos. Por lo que todo fue gran kilombo hasta las cuatro de la tarde donde todo el pueblo alborotado e inquieto ansioso esperaba reunido frente a la puerta del palacio. A las cuatro y un minuto el Rey se asomó al balcón principal del palacio y sin decir nada alzó a su diminuta bebé mostrándola a destajo. Nadie entendió nada, hasta que detrás del Rey apareció la reina con los pechos inflados en leche y aclaró que el pueblo tenía princesa, la princesa Dormilinda! Vitoreos hubo en todos lados, por la hermosa princesa Dormilinda que agraciada y recién nacida ya gozaba del amor del pueblo. Cómo no amarla de solo mirarla, toda chiquita, rozagante, preciosa. El Rey la bajó de la ventana del palacio hasta la muchedumbre donde pasó de brazo en brazo de cada uno de los pobladores, y la dulce princesita se reía aupada por todos estos que la amaban solo de verla, que la adoraban al tan solo sentir su calorcito de bebé entre las manos. Pasaron los años y nunca hubo más dicha en un reino donde todo era dicha, el ganado crecía ininterrumpidamente, al igual que las siembras de los campos y los árboles de sus bosques. La felicidad era de todos y para todos igual, nadie era más feliz que otro, ni otro más feliz que nadie. Digamos que en éstas épocas de miseria y barbarie, la uotpía funcionaba de mil y un maravillas. La princesa creció, creció tanto el primer año que ya se necesitaban tres palmas de tres manos para poder sostenerla, tenía los ojos de la reina, la mirada del padre, y el carisma de mil y un ángeles cantores y revoloteadores. El paso de los años le trajo más dicha y la favoreció en dones, su voz era dulce y melosa, sus pechos frutas jugosas, sus piernas largas y finas, su cintura delgada y su rostro era digno de ser admirado por cada uno de los un mil arcángeles y santos. Si Dios no pidió su mano fue porque el reino quedaba del mundo a contra mano. La princesa se hizo mujer y el Rey y la reina se miraron cuando vieron a su princesa durmiendo a pata suelta bajo la sombra de un peral que daba vides doradas, la vieron sonriendo entre sueños y anhelos, con los ojos saltando felices e inquietos de aquí para allá como resorte sin dueño. Lo entendieron y así lo decidieron, la despertaron y le hablaron del hombre, la mujer y lo necesario que es compartirse y procrearse. Qué alarido el de la princesa cuando se enteró que así era como llega el ser humano a este mundo! Pero bueno, tanto no importó y hasta le causó curiosidad, el saber lo que siente el hombre y que siente la mujer, en el bello arte de amar. Le ofrecieron que elija con quien quería compartir su vida, eligió su fino córcel primero, se lo negaron... no daban las medidas. Fue largo el rato que pasaron explicando el porque debería ser un ser humano, al final de mucha explicación, por suerte la princesa cedió. Pero hayó allí un gran dilema, ella no amaba en particular a ninguno, conocía a todos los hombres del reinado y a todos amaba por igual, no gustaba en particular de alguno, tan dulce y noble era, que le caía bien cualquiera y ojo que no era por ligera!
Rey y reina se ocuparon decidiendo dar una gran fiesta, para que la princesa conociera al que pudiera ser su galán, hubo dos que le encendieron la chispa del amor, fueron el consorte Comfort y su amigo Dormilón. Fue una dura encrucijada decidir con cual se quedaba, pero después de una larga meditación lo supo, Dormilinda se dio cuenta que es mejor, dormir con el buen Comfort que con su amigo el Dormilón.

domingo, enero 20, 2008

Gracias a vos, a mi, a todo... yo soy Estanislao -- Poesía

Tengo millones de recuerdos,
de sensaciones que atesoro como a esos momentos
que me hicieron ser quien soy
que me ayudaron a elegir
este presente que quiero e hice para mi
para compartirme, para repartirme,
entre los que quieren estar conmigo
de mil y un maneras,
para ser con los que quiero estar,
conocer, reconocer y que me reconozcan,
simple y claramente como lo que soy
y no como lo que creo ser.

Tengo millones de cosas aprehendidas,
aprendizajes profundos vividos en carne propia,
en carne ajena, porque aprendí que si no aprendo
también de las experiencias de las gentes que me rodean
no me alcanzarían mil vidas para aprender, para aprehender
todo lo que se necesita para ser feliz.

Para estar contento solo necesito un arco iris,
una sonrisa, tus ojos saltando por mis letras,
un teclado medio borrado, una hoja en blanco,
una birome o una lapicera con un algo de tinta,
un lápiz trunco de mina negra o de color,
un rayo de sol, una nube o saber, sólo saber,
que desde tu lugar, sos capaz de ponerte en mis zapatos,
y mirar mis pies, y agarrarte la panza riéndote a pata suelta.

Tengo tantas ilusiones que la razón se me llena de preguntas.
Cómo no sé cuan largo es el camino, no sé cuanto he recorrido
y menos aún cuanto es lo que falta para lograr mi cometido,
pero un poeta escribe y otro canta que el camino se hace andando
y yo agrego que la vida es esto que se construye día tras día,
pleno en fe, pleno en esperanza activa, no bajando los brazos,
sabiendo que los hechos son aún más necesarios que el verbo,
sabiendo que la palabra es consejera, que la mano es compañera
y que sin vos del otro lado, yo no sería Estanislao.

sábado, enero 19, 2008

Un paso más -- Poesía

A veces todo es tan difícil
que uno siente que pierde fuerza,
deja de creer en la posibilidad
y la imposibilidad se hace compañera
del camino que emprendimos
y creíamos justo y posible.

A veces no nos dan las ganas,
y deseamos que todo acabe de una vez
y ya parar con tanta farsa,
con tanta hipocresía,
con la tanta mentira que nos rodea
día tras día tras día.

A veces no queremos más lola,
y nos entregamos a merced del destino
y la vida nos azota con su látigo más duro,
y sentimos que el cuero se nos quiebra
y que todo en esta vida es una mierda
y que lo mejor es renunciar.

Nunca te rindas por lo que a veces sucede
nunca te rindas ante lo que pasa siempre
no es imposible el posible,
levantate aunque no te queden fuerzas
no pares nunca la carrera, es tu vida, nunca olvides
que abandonar o seguir, sólo de vos depende.

viernes, enero 18, 2008

Miradas que hablan -- Poesía

(*)
Necesito que me mires a los ojos,
solo un rato, no eternamente ,
que mires mi mirada,
pero que la mires en serio
detenidamente,
que encuentres en ella
todas las palabras que no salen de mi boca,
que encuentres en ella todas tus respuestas,
que me encuentres,
desnudo sin pudores ni vergüenzas
que entiendas, aceptes y comprendas
que también tengo lugares oscuros
que a veces miento
que soy sincero
que te busco en el silencio y que te encuentro
estoica, infranqueable, orgullosa
como una montaña
delicada, suave, única
como una flor
eterna, potente, perfecta
como te siento
como te sueño
desde aquel día que por primera vez
te miré a los ojos
enserio, detenidamente,
y me di cuenta de todo
lo que vos sos y significás para mi.

jueves, enero 17, 2008

Zaraza -- Poesía

Verde perenne, frutos multicolores,
amarillo sol, cielo celeste,
pasión carmesí, blanco nieve,
lago azul, vaca marrón,
caballo bayo, lomo de burro,
pez cado al limón con hierbas.

Negro modesto, platero y yo,
vino bordó, traje jaspeado,
zapatos lustrados,
ojos miel, puro bla blá,
podría seguir, pero me doy cuenta,
hoy no es buen día para escribir.

miércoles, enero 16, 2008

Los hijos se nos van -- Poesía

Uno siente que se le parte el alma,
aunque sabe que es hora
que cada pichón despliegue sus alas
y emprenda su vuelo
como lo hicimos nosotros hace tiempo
y nuestros viejos se quedaban atónitos
sin consuelo
con el corazón hecho un nudo
y la esperanza en la mirada
de creer, de saber,
que todo a pesar de todo
iba a salir bien.

Llega el tiempo en que el tic tac
llega a su final
y aprender a abrir las puertas
para que salgan y para que vuelvan
es un dulce dolor
que nace y muere en el corazón
de cada uno de nosotros,
aunque es inevitable
y como todo lo inevitable
es necesario.

Aunque sepamos que todo es posible
y que la vida en cualquier momento
como a cada uno de nosotros
sin permiso nos pase por encima
y sin pedir disculpas
siga su camino como si nada hubiera pasado.

Duele el alma, duele el cuero,
pero es necesario que emprendas y aprendas
tu propio camino
que te golpees, que crezcas,
que te hagas, que te formes,
que te transformes en el ser humano
que siempre quisiste ser
y que vuelvas
las veces que necesites
sabiendo que estemos donde estemos
será esa también tu casa.

martes, enero 15, 2008

Creer o reventar. -- Poesía

Esto es un juego de realidades,
de lo que uno es capaz de ver y entender,
que tan amplio seas
serán entonces la posibilidades que tengas
de ver más cosas
que el común denominador es capaz de ver.

Todo lo que creas que existe, que es,
existe y es porque así uno lo genera,
si creés que estás enamorado
amor sentirás en tu corazón,
si creés en los milagros
verás que estar vivo y creyendo
ya es suficiente milagro,
y entenderás entonces
que los hay en todos lados.

Así sonreirás feliz de la vida
si es que creés en la felicidad, claro está.
Por eso empeñate en creer
a creer en la felicidad, a creer en el amor,
a creer en la amistad, en la lealtad, en la franqueza,
a creer en los milagros, que el tiempo no lo es todo
y que hay cosas que importan más que uno mismo.

Creé para lograr el cambio, el cambio propio,
el personal, el único cambio,
el posible, el que importa.
El cambio total no es un imposible,
tampoco el cambio global es una utopía
debemos creer en él,
sabiendo que siempre todo empieza por uno.

Nunca quieras cambiar a otros,
deja que ellos crean, como vos, como yo,
lo que les dé la real gana.

lunes, enero 14, 2008

Quiero ser un ser humano -- Poesía

No quiero ser una vaca, ni un tigre, ni una mariposa,
no quiero ser una planta, ni un ángel, ni un planeta,
no me interesa ser piedra, agua corriendo, agua estancada,
le doy la misma importancia al cero que a ser una montaña
erguida orgullosa con las cumbres nevadas.
No me importa. No quiero.
Quiero ser un ser humano, me gusta serlo,
aunque estemos inmersos en mil y un miserias
que nosotros mismos provocamos
aunque creamos ser una creación especial y divina
y realmente no seamos más
que un montón de casualidades químicas
que durante el tiempo, azarosamente,
se fueron dando.
No quiero, no deseo, ni me importa.
Tampoco me interesa ser estrella, ni satélite, ni Dios, ni Demonio,
no tengo interés en volver como nada que no sea como un miserable ser humano,
aunque seamos un manojo de necesidades,
de egoísmos, de necedades, de inseguridades.
Soy y quiero ser por siempre un ser humano,
uno de los miles de humildes milagros dados por la naturaleza.
Quiero ser por siempre esta mezcla química y sosa,
capaz de crear lo increíble, capaz de amar lo innamable,
capaz de destruir lo que más necesita, capaz de olvidar cuales
son todas sus capacidades.

domingo, enero 13, 2008

Intimo -- Poesía

En la intimidad el silencio es sagrado,
son las palabras las que dicen,
son las manos las que moldean el amor a cada caricia,
son los dedos que se asen y asan así la carne amada,
son los suspiros pedazos de alma que se escapan
de las bocas enjuagadas con besos enjugados
por los cuerpos conjugados que todo muestran,
sin el pudor del enamorado, sin el miedo del tal vez.

En la intimidad todo se magnifica
hasta repartir gajos de mandarina
nos hace sentir como es el compartir
pequeños pedazos del nuestro paraíso;
el yo íntimo y el vos íntimo al compartirse
no se intimidan, se conforman, se confirman,
se funden , se fusionan, se comprenden, se transforman
en una sola y nueva intimidad,
donde las palabras están de más
por ser las almas quienes hablan.

sábado, enero 12, 2008

Todo pasa -- Poesía dedicada a Mario Schiter.

"Vos dale..."... Mario Schiter
Sabés como es la vida
por un lado te da
por otro lado te quita,
sabés que no sos solo vos
al que todo le ocurre
sin embargo todo pasa
a pesar del mal paso
todo pasa, y esto también pasará,
así que vos dale...

Porque aunque te sientas derrotado
aún sentís, y esa es el arma,
esa es la luz y esperanza del que
sin saber, ni importar el porque
no amaina en su lucha y sigue,
así que vos dale...

Cuando mirás los pasos dados
sabés que no hubo pasos en falso
hubo pasos que diste, firme, seguro,
hubo pasos que diste, azaroso, estoico,
y sin embargo lo que te pasa
le pasa a todos, les pasó a todos,
me pasa a mí, por todos pasa,
así que vos dale
que esto también pasará
bajar los brazos ahora,
es entregarte de lleno al jamás.

II
Ahora estás en la lona
y tu cuenta va llegando a cero,
pero un día estarás en el cielo
y eso también pasará,
no sé por qué, pero si sé
que así son y serán las cosas
porque así siempre fueron...
Y eso pasará?

Pues seguro, todo pasa
los dinosaurios, la micronesia,
el meteorito, eso también pasará
y pasará y pasará
hasta que no sé con que fin
ni cuándo, ni con qué motivo
ya nada pase nunca jamás.

viernes, enero 11, 2008

Naci del amor -- Canción

Porque lo que quiero es quererte
ser el que provoca esa gota de sudor sobre tu piel
quiero ser quien
Quiero darte el alma de a poquito
ser la mueca loca en tu boca al sonreir
quiero ser

Rey en tus secretos
dueño de tus sueños
Dios en tu vida
esclavo del amor...
dejame ser
Rey de tus secretos
dueño en tus sueños
Dios de tu vida
esclavo en tu amor...

Porque lo que quiero es liberarte
de vos de mi del aire el agua de la carne y de la piel
quiero hacer
que ya no haya olvidos que quemen
ni recuerdos celestes solo
quiero ser...

Rey en tus secretos
dueño de tus sueños
Dios en tu vida
esclavo del amor...
dejame ser
Rey de tus secretos
dueño en tus sueños
Dios de tu vida
esclavo en tu amor...

Serás luz, seré luz, seremos luz
serás tiempo, seré tiempo, seremos tiempo
serás vida, seré vida, seremos vida
seremos voy y yo, siempre seremos.

jueves, enero 10, 2008

Tarde noche a orillas del mar -- Poesía

Se ha puesto el sol
y en el cielo las estrellas se sorprenden,
la luna coquetona se asoma
y acomoda sus carencias
en el espejo removido
de un mar vivo en corderitos.

Se ven las luces de los barcos
que anclaron cerca y lejos de la orilla,
solo se escucha el susurro del mar
como viene, como va,
llevando de la costa todas las miserias
trayendo desde el fondo
todos sus misterios.

Hay gente en la playa
admirando el horizonte,
el viento sopla leve como fresca brisa marina
las gentes se pasean unos a otros
tomados de las manos, mientras los que van solos
parecen estar paseando dentro de sí mismos.

Es una linda noche donde ni una nube se atreve
a desdibujar el paisaje azul profundo, vivo en estrellas,
que se mezcla con el ponto inquieto por lomos blancos
que llegan desde allá donde sin querer se descubre
la redondez de la tierra, hasta acá donde la verdad es lisa y llana,
sobre la arena, debajo del cielo a orillas del mar.

miércoles, enero 09, 2008

Yo veo que llueve -- Poesía

La lluvia va cayendo suavemente
baña los árboles, las penas,
llama a la melancolía
y uno mira a través de los cristales
como es que pasó la vida
mientras uno vivía atento a mil cosas.

Y encima está tan fresquito
(porque el agua de lluvia todo lo enfría)
que a uno le hubiese encantado
quedarse en la cama haciendo cucharita
hasta quién sabe que hora.

Es lindo que llueva, invita a la reflexión,
al romanticisimo, a la intimidad también invita.

No hay nada más lindo que llueva
que las flores, los árboles y las plantas se laven
de todo el polvo que los autos levantaron
y que todas las mugres de la sequía,
que siempre trae Enero
se vayan por las alcantarillas.

Me voy a caminar un rato bajo la lluvia,
me voy a adentrar en los paisajes y hacer parte de todo
mientras me mojo con el agua gloriosa que llena
de vida y fresquito a cada ser que me rodea.

martes, enero 08, 2008

No abdicar -- Poesía

Lo lamento, pero no, no hay forma que abandone

por más que se venga el mundo abajo
que caigan piedras del cielo
o aunque aquí mismo caiga muerto,

solo la muerte se carga a los valientes
solo el destino se enfrenta con quienes lo afrontan

así que allí voy yo, aunque tenga el ánimo por el piso
o que me meen en todas las esquinas, o me escupan las comadres,
aunque nada de lo que creo mío quede para mi, sigo adelante

no hay mejor victoria que la que se gana luchando.

lunes, enero 07, 2008

La vida se hace andando -- Poesía

Llorá nena, gritá, pataleá,
levantá la mano, salí corriendo,
cerrá tu puño, tosé fuerte,
quedate sentada,
hacé lo que quieras,
como quieras, como te salga
nadie acá está oficiado para juzgar.

No tomés de nadie las palabras como consejos
las palabras son conejos que si encuentran oportunidad
se reproducen como locos sin control alguno.

Pero no seas pava, no te alejes,
estar lejos es feo, es una herida profunda en el alma
que no se cura, no se cose, no se cierra,
y a cada segundo que pasa, más y más se pudre.

No seas zonza que el abanico que la vida nos presenta
es tan amplio e infinito que quedarte con un sólo punto de vista
es un tanto egocéntrico y finito.

Dale, levantate de ese silencio espantoso
erguite sobre los miedos que siempre son muchos
lucha contra tus fantasmas, es tu vida la que está en juego
y la vida es corta, tan corta es, que si no aprendés también de lo ajeno
muchas cosas quedarán en el tintero.

Levantate y seguí, el camino es largo y pocos son los premios
si no te das cuenta que la vida es el único premio
aunque huela a estiércol, aunque huela a muerte,
aunque sea la tristeza en vez de la oportunidad quien golpea tu puerta
aunque te diezme la distancia, levantate y seguí andando
no es secreto que te diga, que desde esa sorda oscuridad
todas mis letras lloran tu ausencia.

domingo, enero 06, 2008

La verdad no existe -- Cosa

La verdad que no sé nada sobre la verdad,
es más, creo que la verdad por sí misma
es una triste mentira.

La mentira diría que lo es todo,
es una realidad percibida a través de un punto de vista
y transformada por el perceptor a su propio gusto
y conveniencia
la verdad nace desde el soy.

No sé si hay una verdad absoluta,
si hay una realidad y mil y un puntos de vista que la confirman
de mil y un maneras distintas...
pero verdad, lo que es la verdad realmente
no es más que una mera utopía
o una necesidad básica por sentirnos seguros
de nuestras propios miedos, soberbias e ignorancias.

sábado, enero 05, 2008

Introspección II -- Poesía

Dejame ver que puedo hacer
con las herramientas que tengo
dejame hacer, entender, que es lo que puedo
de qué y en qué soy capaz,
hasta donde quiero, hasta donde puedo llegar.

Dame un tiempo para estar conmigo y entenderme
y no echarme al costado del camino
sin nada que hacer
sin nada que entender
sin nadie que ser.

Dejame un minuto en silencio conmigo
quiero ver mis ojos en el reflejo del vidrio
y verme, y reverme, y leerme como si fuera un libro
sabiendo que aún no llega el final
y faltan muchas páginas por escribir,
dame un minuto de mis tiempos
esos que se miden en sensaciones no con relojes
necesito estar seguro que lo que soy y quiero
es posible con lo que soy y tengo.

viernes, enero 04, 2008

Por tus ojos -- Poesía

Puedo ver por tus ojos todo lo que sos,
pero no porque los ojos sean las ventanas del alma,
no porque en tus ojos se ha dibujado toda tu historia
con cada una de sus miradas, o en cada una de sus vetas,
o en cada uno de sus brillos u opacidades...

puedo ver por tus ojos todo lo que sos.

Puedo hacerlo porque en tu mirada no hay secretos,
porque la tenés pura a pesar de tantos arrebatos y golpes,
porque la tenés joven a pesar de tanta inocencia perdida,
porque la tenés sana a pesar que la vida
más de una vez te jugó una mala pasada.

Puedo mirarte bien adentro, porque sos cristalina,
pura e íntegra, desde la punta de los pies hasta el último pelo de tu cabeza,
porque sabés entregarte sin vergüenzas cuando portás tu disfraz de eva,
y porque a pesar de ver hacia todos lados y llenarte el alma
con todos los paisajes que la naturaleza nos permite y el destino nos regala

seguís guardando en tu mirada el secreto más puro,
y disfrutás de la vida, aunque estés hundida en la más profunda tristeza
aceptás sin juzgar cuando caíste y sacás de la nada
ese no sé qué en la mirada que te hace levantar y seguir caminando.
Y esto lo sé, por que lo veo en tus ojos que sonríen, aunque estés en pleno llanto.

jueves, enero 03, 2008

No hay bifurcaciones, siempre es el mismo camino -- Poesía

No no y no, la vida no es eso que podés o no podés ponerle un mote.
La vida es mucho más amplia que solo un punto de vista
no es ni tu reflejo, ni tus deseos, ni lo que hacés, ni lo que querés,
y menos que menos es un plan macabro para joderte la existencia.

No hay nada que defina a la vida en forma perfecta, precisa,
las estrellas viven y no es la misma vida
que vos día tras día querés sublimar o exterminar.
La vida está más allá de cualquier cosa que creas, estudies o sientas.

Si te digo que todo es vida, apenas te estoy diciendo una parte
de lo que realmente la vida es, porque "todo" para nuestras cabecitas diminutas
no es más que un simple y aburrido algo, y algo en más de una situación
es más caótico, complejo y estresante que el verdadero todo.

El porque de esto que te escribo, es solo para aconsejarte que no te ocupes de la vida,
ya que ni vos, ni yo, ni él, ni ella, ni todos, ni nadie, somos lo suficientemente libres
como para poder ocuparnos sin consternarnos de lo que veramente la vida es.

Preocupate por tu vida, o mejor aún
ocupate de tu vida, formá tu vida, como puedas, como quieras,
no allanes vida ajena, ni la pintes con tus colores, ni decidas, ni te entregues,
ocupate de tu vida y encontrá cuál es el destino que hace, que estar aquí y ahora
realmente valga la pena.

miércoles, enero 02, 2008

Off -- Poesía

Hay días en los que pareciera
que todas las neuronas de mi mente perversa
estuviesen empastadas y no quisieran ya vivir.

Se sumergen en el silencio más profano
y no abren los sus ojos para espiar siquiera
que es todo ese lío que sucede allá afuera.

Parece que despierto deambulo en plena siesta
apenas puedo darme cuenta si alguna idea se genera
y al rato de existencia, bajo alguna sombra
se echa a descansar y no vuelve más.

Tal vez sea el cansancio, el stress, la fatiga
los excesos que no abundan pero siempre están
al alcance de cualquier mano.

No es vagancia, no señor, no es desidia, no señora
es no poder hacer nada porque el cerebro está dormido
y colgó en algún lugar del cráneo, un cartelito que reza,
por favor no molestar.

martes, enero 01, 2008

Caminantes ilimitados -- Cosa

El que pase de esta línea
a sabiendas que la pasa, será un transgresor
hará algo más que tan solo dar un paso,
se atreverá con ese solo acto
a desafiar todo lo que ya esté estipulado

El que pase de esta línea
ignorante que esa línea existe y sirve para algo
no se dará cuenta que muchos los estarán siguiendo
que vendrán tras su huella como si esta fuera
compromiso ideología religión

No importa quién pase la línea
ni con que idea éste lo haga,
lo que importa de todo esto
es quien haya dibujado en el camino
esa línea como marca

Ese será el que dé importancia
a esos pasos que transgredieron el límite por él impuesto
y llenará su boca de halagos o perjurios
contra el que ignorante o a sabiendas
cruzó la línea para tener,
otra perspectiva del mismo horizonte.