miércoles, noviembre 29, 2006

Otro día -- Cosa

Somos capaces de no reconocer nuestras propias miserias
verlas de frente, e ignorarlas por completo
somos capaces de no reconocernos frente a un espejo
y mirar extrañados los movimientos del reflejo
como si este fuera otra persona.

Somos capaces de tantas cosas, y sin embargo
nos es imposible hallar el camino a la felicidad
seguramente sea por lo mismo que no reconocemos nuestras miserias
no lo sé, será mejor sacar la nariz de acá adentro
y salir a pasear un rato.

jueves, noviembre 23, 2006

Despedida -- Poesia

Dejame que te guarde en mi recuerdo como un lindo recuerdo.
Dejame que me lleve en los párpados cerrados el sueño de haberte conocido,
que se guarde en mi nariz el aroma que dejan tus pasos;
la calidez de tu piel, y la musicalidad de tus labios.
Dejame que me lleve de vos el mejor recuerdo de todos:
El haberte conocido, simple y suave, como solo vos sabes ser.

miércoles, noviembre 22, 2006

Ventajero -- Poesía

Tengo la delicadeza de mirarte expectante
casi alucinado y al borde del yerro, tal vez,
solo por conveniencia

y escucho cada palabra que decís
y veo cada gesto que hacés
y entiendo cada mirada que echás
y descreo en esa sonrisa flácida y sin alma
que paseás por ahí sintiéndote dueño de todo.

Siempre tenés sonrisas, abrazos y si como no
para todos los que se te acercan, tal vez,
solo por conveniencia

y escuchás cada palabra que te dicen mientras hilás,
aprendés, pregenéas y estudiás los gestos ajenos
para corromper la naturalidad de los tuyos
y te desentendés de las miradas que quieren
simplemente conocerte y te paseas por ahí
esperando robarle al mundo esa oportunidad
que tanto andás buscando sin importar el costo.

Espero que atiendas, entiendas y aprendas
todo lo que necesites saber, antes que la vida vuelva,
y te deje mirando al norte.

lunes, noviembre 20, 2006

Presente -- poesía

Buen día señora vida
es lindo ver que se levanta
con las armas descargadas
y la sonrisa a flor de piel.

Es lindo verla bailando y brillando
de acá para allá como arca celestial,
posarse en las mil y un flores del jardín
y hacerle cosquillas a la muerte solo para que sonría

pase usted; siéntese conmigo y no haraganée
yo le cebo el mate mientras usted me cuenta,
le preparo un par nomás de tostadas con manteca
y si después le quedan ganas, salgamos a pasear.

Hoy se huelen en el aire todos sus aromas,
las nubes están coquetonas pintadas en un mil colores
y al sol que se asoma, se lo ve sonriente y libre
de cualquier tipo de asperezas con la noche.

Es lindo despertarme y tenerla
aunque sea tan solo un segundo
por que ese segundo de tenerla
es lo que ansié toda mi vida.

viernes, noviembre 17, 2006

Cumbancha -- Canción

Quiero lograr el deseo
de la mente libre y del más lindo sueño
pretender entender y querer
por que es importante amar y aprender
pelealrle a la impunidad
de aquel que apreta solo por vanidad
salir de este agujero
poniendole el pecho al miedo sin tiempo

Ohh, quiero que llegue el sol
Ohh, quiero que llegue el sol
Ohh, quiero que llegue el sol
Antes que el ocaso se ponga en nuestro corazón

Quiero ver tu sonrisa
dibujada en cada rincón
quiero ser de tus manos
la mejor estatua, la mejor moldura
llegar a la libertad
a través de mi lucha y manera al actuar
ver a la muerte cobarde,
antes que llegue y nos la dé por detrás.

Ohh, quiero que llegue el sol
Ohh, quiero que llegue el sol
Ohh, quiero que llegue el sol
Ohh, quiero que llegue el sol
Antes que el ocaso se ponga en nuestro corazón.

jueves, noviembre 16, 2006

El viento nos junta -- poesía

Hay veces que los vientos soplan huracanados
y en medio de la tormenta uno solo se pregunta
qué cuernos es lo que está pasando?
Pero la tormenta siempre es ajena a lo que nos pasa,
esta siempre está por fuera, en cambio adentro,
adentro lo de siempre; abismos.
Abismos plagados de esperanzas
que germinan bajo la tibia luz de la felicidad.
La desdicha (aquel malestar pasajero)
es solo viento rancio que trae aromas
que trémolos nos dejan al filo de ese abismo,
donde hoy ahora y por tal malestar,
ya todo es distinto, ya nada es igual,
salvo tus manos que cuando me tocan
me hacen sonreir pensando en las flores
que de esas esperanzas y de a poco
van creciendo y haciendose plantas.
Tal vez solo por buscar tu sonrisa o tu contento
es que te cuento todo esto, aunque claro también
tal vez sea para que tengas un segundo de reflexión
y que en tus labios otra sonrisa asome y desde tus ojos,
ilumines por siempre mi vida.

martes, noviembre 14, 2006

Hasta que el Ego me deje de nuevo -- Cosa

Bueno, renuncio. Renuncio al modo mediocre de seguir adelante; renuncio al miedo del no te metas, renuncio a la mala manera al equívoco necio, a la mala praxis, a la falsa honestidad y a la honestidad brutal también renuncio. Renuncio a la estupidez, a la inteligencia y a todas las reglas y aparatos de medición existentes sobre la tierra.
Renuncio al falso amor, a la falsa idolatría, a las religiones y a escoger un color entre todos los colores. Renuncio a la hipocresía y a los hipocráticos, a los hipódromos, a las hipodérmicas y a la hipocondría. Desdeño, desde ya y para siempre, al desdén y a la fatiga, a la mala templanza, a la mala leche y también a la desconfianza. Disgrego y separo lo que creo malo de lo bueno, y sentado en lo más alto del trono al que el ego me permite llegar, meo todo lo que se encuentre por debajo de mi cintura, incluyendo mis pies, y río... río desencajado y poseído como si mi espíritu anduviera endiablado por el exceso de necesidad corriendo por las venas. Y al fin y con suerte me libro, tal vez sin querer, al libertinaje más libérrimo y me interno sin porques en el lugar más lúgubre y oscuro del alma mientras corro desnudo y en círculos en el laberinto que en mi mismo he creado. Tal vez mañana todo haya pasado y mi ego me permita estar de vuelta, en el mismo trono, o lo más seguro que tal vez sea en otro, donde desde un nuevo lugar me permita decir y decidir cualquier barbaridad sin el menor tipo de tabú, ni desvergüenza, como si acá, nada hubiera pasado.
Al fin y al cabo, cuando la parca llegue vestida con su habitual vestido negro, nadie recordará el por qué de mis palabras y menos aún, el color de mi alma al desaparecer.

lunes, noviembre 13, 2006

Buscando tu Sonrisa -- a Adriana Gentile -- Poesía.

Es lindo que llores,
porque cuando tus ojos color cielo lloran,
las plantas y las flores creen que es lluvia cayendo,
y se relamen ansiosas por toda el agua rica que cae de tus ojos,
preparan en sus hojitas, los tenedores, las cucharas y cuchillos
y previo a ponerse la servilleta de babero
ya están pensando en que lindos y grandes
se van a poner sus retoños más tarde.

Es lindo que llores por que cuando dejás de llorar,
tus ojos cielo están refulgentes y turquesas;
los pájaros sueñan en perderse en tu mirar profundo
que mira al mundo de adentro hacia fuera
con el corazón lleno y el alma eterna.
Es lindo que llores cuando el llanto te viene de bien adentro
ya que así te sacás todas las impurezas.

Igualmente te digo,
que lo que si es feo feo y te hace ver horrible,
es cuando sin querer y sin motivo,
una lágrima desdibuja tu sonrisa
y pareciera entonces que se te marchitara el alma...
aunque para ser realista y sincero, gracias a dios,
eso casi nunca te pasa, seguramente sea por eso
que siempre estás tan hermosa y llena de luz.

viernes, noviembre 10, 2006

Belleza -- Poesía

No es que me engañen los ojos
ni que mis manos no te reconzcan
no es el tiempo que salvaje nos diezma
ni tampoco el falso orgullo que nos tienta
no es la necedad fiera y sin sentido
ni menos que menos la necesidad necia
no es locura, no es miedo, ni ingravidez por esas cosas
que me sientan frente a frente ante mi sombra
y me muestran que es lo que realmente es, de lo que no,
que es la luz, cuales las sombras, cual es el justo límite
entre lo que falta y sobra. Es que apenas entiendo
y puedo dar por cierto, que a pesar de lo que veo
aún no creo que los ángeles existan y bajen del cielo
para verme a los ojos como me estas mirando
tomarme la mano y entregarte a mi,
sin condiciones ni motivos
.

jueves, noviembre 09, 2006

Gracias -- Cosa

Que lindo lo bueno, que bueno lo no tan malo... lo lindo de la vida es que todos los hechos que se van sucediendo (algunos armados por nuestras manos, otros por las de dios), nos sirven como instrumentos para ser mejores y mejorarnos día tras día. Nuestros sueños están al alcance de la mano, solo hay que estirarse un poquitito para rozarlos; y si te esforzás, los atrapás; y si te deslomás, los dejás libres y son tuyos para siempre. Por suerte en mi vida la estabilidad se ha quedado corrompida y capitalista en la sala del living, hace tanto que no tengo turbulencias que ya casi no recuerdo lo que eran, pero creo que es más una cuestión de actitud, de creencias, de oportunidades. No recuerdo bien si era Oscar Wilde (si no era él pega en el palo) el que decía que "...la felicidad existe solo para el que cree en ella..."; como todo creo yo, para mi, las cosas que existen es por que creemos en ellas. En lo que no creemos, por más que lo veamos, lo tocamos y lo sintamos, no existe.
Por eso es que la vida me trata de una manera hermosa, puso en mi camino a unos sobrinos increíbles, una mujer buena, compañera y dulce, a mi hermana, mis hermanos y las familias que ellos trajeron y también tengo. Por ahora el camino de mi vida es en subida con algunas partes de llano y otras en bajada, digamos que en mi camino al cielo, la montaña que me tocó superar, esta llena de paisajes mágicos. No me queda más que agradecer a todo y a todos y seguir adelante, mostrando que aunque todo pueda parecer imposible, si se fijan bien, realmente está al alcance de la mano.

miércoles, noviembre 08, 2006

Donde estás? -- Poesía

Aquí, entre las sombras que me cobijan
Aquí donde la luz de tus ojos no llega
Aquí donde la soledad me aconseja
acercarme camuflado en el sigilo de la noche

Estoy aquí, cerca de tu corazón
sentilo latiendo desbocado
como desea escapar del pecho
y venir a latir en mi mano.

No hace falta la luz del día
para que me veas próximo,
sí la oscuridad es necesaria
para que sientas tu alma y la mía cercanas

Aquí entre las sombras es donde me escondo.
Dese aquí veo como recorres la noche con tu mirada
llenando de luz todo donde se posan tus ojos
por esto es que oculto mi mirada en lo oscuro,

ya que al ver mis ojos admirándote silencioso
verías y sabrías todo lo que por vos, siento.

martes, noviembre 07, 2006

Pensamiento de café -- Cuento Corto

Es domingo, la ciudad está gris, húmeda y solitaria, bajo los árboles apenas vestidos, viejas hojas se arremolinan y se agolpan sin sentido girando presas del viento que las rodea y nos rodea. Es una linda hora para salir a caminar y que la garúa bañe apenas, quitando de a poco las mugres que deja la tristeza.
Todos los domingos tienen ese dejo de no sé que, esa parcela de amor olvidada, esa rememoranza de nadas que consecutivas se persiguen los talones como una estigma. Las familias se juntan y sonríen al mediodía, antes que llegue la tarde llena de torta frita y mate caliente. Se espera siempre con impaciencia a que el día lunes tome la posta, aunque resignados esperamos el inexorable cambio, tratamos de no darnos cuenta del como la hora avanza hacia el momento de las brujas.
Después de las burbujas de la noche en que todo el movimiento se asió en el pensamiento y en los pelos revueltos del recuerdo, sin quererlo, ni darse cuenta, salir a caminar... con las manos hundidas en los bolsillos y la cabeza metida entre el cuello erguido del gamulán que protege y abriga. Hace un frío de volverse loco a pesar de estar en una de las primaveras más florecientes, bajo los árboles; las hojas siguen arremolinándose y la ciudad está húmeda y gris. Esto es lo que pasa en los domingos, indudablemente, uno se entrega al deja vu meláncolico y se entrega en la monotonía de pensar y sentir que ahora, que dios descansa, todo está en nuestras manos. Será cuestión de esperar un par de horas más y que en el calendario, un día le pase la posta al otro y así volver a la rutina, y olvidarse un rato que la vida es algo más que eso que pasa mientras nosotros nos desesperamos en vivirla.

lunes, noviembre 06, 2006

Leyendas Modernas -- Cuento Corto

Te cuento que estuve en Calafate, en el Chaltén y también en Ushuaia. Los paisajes son únicos y el frío para pañal descartable, anque los colores y el aire de montaña te hacen caminar como desgraciado por todos lados, el frío... bendito frío, te hace comer como huérfano del olvido y beber de la ubre de Baco sin ningún tipo de vergüenza... por lo que la estoy pasando en fiestas día tras día; a pesar de ir solo, estuve siempre con gente hermosa y con chicas que dios me aguarde.
Eso sí, descansé mis ánimos y mis descontentos, sopla apenas un viento de bullicio que en medio de tanto concreto es lo mismo que nada.
Vieras mi sonrisa y mi frente tranquila, en mis ojos tengo la mirada coqueta y paseandera, los días me llevan y me traen y gracias a dios, estoy de vuelta.
Los precios para comer eran zarpados de caros, más en Chaltén que es un lugar alejado del mundo, donde el Fitz Roy se caga de la risa de quien lo desafía; en Calafate a pesar de tantos hielos la gente es cálida y atenta... y Ushuaia; una ciudad tomada por la necesidad y urbanizada con necedad, se arraiga con el frío de sus fauces y come el corazón de los que nacieron allí, que odian ese suelo que pisan... salvo, los que llegan de afuera, los que vienen de otras partes del país y del mundo, ellos la quieren por ser una gran teta que los alimenta a fuerza de estados, fríos y mareas.
La pase de 11 en una escala del uno al diez, descanse, pasee camine y vencí a mis propios no
La vida es una cuestion de tezón, que no es lo mismo que la necedad.
Asi me fue, asi estoy. Siento en carne propia la vida enloquecida corriendo por mis venas... Por lo que no pienso regresar, avisales a todos por allí que si me ven, no seré yo al que estén viendo, si no más bien un simple croquis de lo que alguna vez fui.
Dile a mi mujer y a mis hijos que los amo, pero que encontré aquí, en mitad del cielo, las nubes y la montaña, donde está la verdadera vida!

A la semana encontraron el cuerpo del hombre colgando junto con un andinista japonés, a la margen del Aconcagua... dicen que ambos estaban queriendo hacer cima y por un error cayeron al vacío con tanta mala suerte de quedar colgando ambos de un risco sin poder hacer otra cosa que dejarse morir de a poco. Mientras los músculos se entumían, y el frío le penetraba cada vez más la piel y llegaba hasta su parte más honda, en su cabeza su mujer y sus hijos disfrutaban junto a él, una blanca navidad frente al hogar a leños.

viernes, noviembre 03, 2006

Hoy puede ser un gran día -- A anita

Así empieza y se llama una canción de Serrat.
Dónde cabe la duda que hoy puede ser un gran día y que está en nuestras manos construir de a poquito lo que se nos viene, o hacia donde vamos? No es difícil estar preparado; solo hay que confiar en lo que sentimos, creer firmemente en lo que que pensamos, entender que vivimos equivocados y faltos de razón, siempre. Saber y entender que todo nuestro pasado nos avala y nos apoya, nos atiende, nos lleva a lugar seguro y hasta esta dispuesto a entregarnos toda sus sabiduría empírica, que es simplemente lo que somos.
Por lo que no hay que entregarse al azar, si no más bien a la experiencia que se viene sucediendo y nos va formando, no solo como profesionales, si no también como mejores seres humanos.
No te enredes en los dedos de la suerte, ni menos aún te duermas en ellos. Aunque la creas necesaria, aunque el cansancio te llene de fatigas y sueños, no esperes nada de la suerte. Toda la vida que uno carga en la espalda es mucho más útil que cualquier fortuito golpe de azar.

jueves, noviembre 02, 2006

Contrastes -- Poesía



Acá el día está todo celeste y risueño.
Desde la ventana: un sol enorme espía las mentiras
que a fuego lento se cocinan y evaporan allá afuera.

La ciudad nos traiciona cotidianamente,
estamos inmersos en su mundo de concreto y asfalto,
rodeados por miles de árboles enfermos
que no hacen más que pensar en el exilio y en sus raíces desarraigadas;
las palomas sordas ya del ruido citadino,
ponen huevos solitarios sobre nidos construidos
por implumes palomos arquitectos.

Vaya uno a saber por qué la mañana me despertó de esta manera,
silente, intrigada, llenando de respuestas mi cansada cabeza
el sol atravesará el cielo coqueto y tranquilo, mientras miles de pajaritos
cantarán a coro, mil y un canciones de pretexto y protesta.
Será un día difícil. Lindo, pero difícil,
preferiría irme a dormir y que ya sea sábado...

A pesar de todo hay algo que me regala una sonrisa
son las cosquillas que me provocan tus ojos
/al leer esta poesía.

miércoles, noviembre 01, 2006

Despertar -- Poesía

Tal vez estas ansias de quedarme inmerso en tus ojos
navegando a la deriva por las aguas de tu mirada,
hacen que me despierte lleno de esperanzas y expectativas.

Que con tal de ver tu sonrisa
capaz sería de sonreír hasta contagiarte
y que me sonrías y entonces sonreír sonriendo por tu sonrisa
/que coqueta sonríe, y contagia.

Tal vez sea por la música de tus palabras
que quiero escuchar tu voz poniendole melodía
a cada uno de tus pensamientos
y que sin querer ni esperarlo
de tus labios nazca el beso
prometido en tu mirada y en la mía,
que perdida en las mareas de tu alma,
navega feliz y a la deriva.