martes, abril 14, 2009

Aceptación – Poesía

Yo no sé cuanta tristeza
es que aguanta el corazón
pero sé que el alma plena
sin angustia nunca llega
a la vera plenitud…
por esto yo no pelearé
contra el vacío que me llena
necesito mi alma plena
para enfrentarme a lo que venga.

Donde nada hay, solo vacío queda
yo prefiero mi alma austera
cuando a los pies de Dios
me postre entregado
y él con su tierna mano
limpie mi rostro de llanto
y me dé esa libertad
que tanto ando buscando.

¡Oh bella tristeza!
te acepto en mi alma
así como en mi corazón
porque aunque hoy mis ojos
se nublen de tristeza
mañana al despertar
la humildad será quien llene
de plenitud mi alma lesa.

1 comentario:

Mario Claro Trigo dijo...

Deberia de ser así, compartido desde participar una entrada principal.