lunes, octubre 29, 2012

El cántaro a la fuente... -- Poema

Tuvo la deferencia
de no ocultar su asombro
cuando con indiferencia
mirando sobre su hombro

sin querer se dio cuenta
que detrás había dejado
algo más, que una cruenta
vida de decorado.

Él era una pintura
que los demás colorearon,
era de madera pura
hasta que otros lo magrearon,

su cálida luz lograba
que cada ambiente que el pisara
se llenara de una magia inesperada
hasta que al fin, a fría se la tornaran.

Lo moldearon, lo pintaron,
lo colgaron, lo usaron,
abusaron de él de tal manera
que mandó a todos a la mierda.

Hoy lo ves yendo,
dando la espalda al mundo
mirando por sobre el hombro,
sin asombro va sonriendo
con cierta indiferencia
al mundo que se desmorona
y que a él le dio la espalda.




1 comentario:

mauricio rey dijo...

Mandó a pasear a todos.
Un gusto leerte Estanislao.