miércoles, octubre 21, 2015

In-Existencia Discursiva - Cosa

Estanislao tiene el siguiente problema:  Cree que no existe o al menos que no está en el lugar donde está cuando habla de él en tercera persona.
Lo que le acarrea bastantes problemas, puesto que por más que hable de él en tercera persona, él está, y la gente lo escucha cuando dice las pavadas que dice pensando que está ausente. A veces sale desnudo a las calles creyendo que si habla de él en tercera persona, esa ausencia despreciativa, seguramente lo vuelve invisible. 
Sin embargo, verlo por la San Martín bailando y cantando desnudo: "...Estanislao camina desnudo por eso tu no lo puedes ver, caminando desnudo va Estanislao, tu ni yo lo podremos jamás ver..."  llama la atención y lo vuelve más presente que la ausencia que se supone que tercerizarse supondría.
Lo malo es que cuando vos lo tratás de convencer de que él está ahí, él se ríe, y te dice que vos existís solamente porque yo hago que existas, que si fuera por él, haría un ellos (él+tú) y listo el pollo, pero el problema es que cuando le decís vamos hagamos un nosotros, él te mira despectivo y te dice que vos+él hacen un vosotros, y en tal vosotros, él entonces desaparecería dentro de un tu.
Hubo un él (que no soy yo) que lo intentó convencer de hacer un nosotros, entonces le replanteó al otro él cómo osaba pretender hacerse pasar por yo, un él que era un yo...
Sé que suena loco, pero si tú, él, me estás leyendo ahora, por favor interviene y ratifica lo que él, no tú, te dijo: "En un nosotros de tu+él, volvería a desaparecer aún más profundamente."
Ojo, él intentará entonces hacerte entender que sería mejor que tú, te sumes a él, entonces tú+él serían ellos, y así él y tú desaparecerían de mi existencia tutelar.
Cuando yo le quise hablar, él estaba ausente, cuando lo traté de vos, me exigió:-No me tratés como a otra persona.
Entonces le quise hablar de nosotros... sorprendido me miró y me preguntó: ¿De nosotros yo+tu o de nosotros yo+él? Entonces le advertí que no quería hablar de mi. Él me aseguró que necesitaba hablar de su.
Comprendí que su pronombre lo desvanecía en el discurso; entonces le dije que yo sería tú, para que él sea yo y así pudiera hablar de él.
Él quiere ser él, aunque sea perdido en un montón de ellos.
Si alguno de ustedes (y cuando hablo de ustedes hablo de tú+ellos) a los que yo les doy existencia lo puede ayudar, les imploro que le digan a él, que él está aunque se crea ausente...

3 comentarios:

Yo dijo...

Interesante laberinto...

guillermo miller dijo...

tu "problemita"figura en un libro...:el libro de los espiritus de ALLAN KARDEC...quedate tranquilo..somos varios que nos pasa a menudo,cuando sea constante es que desencarnaste...abrazo!

Alex Vargas dijo...

un juego muy divertido. saludos. (http://alejandrovargassanchez.blogspot.com)