lunes, diciembre 03, 2007

Lo que las sombras no matan, la felicidad lo sana -- Poesía

No prendas la luz,
dejá que todo quede en penumbras
dejá que las luces de la noche
entren por entre los huecos de las persianas,
dejá que las luces de los autos pasajeros
dibujen y jueguen en las paredes
los mil y un contrastes existentes
entre la oscuridad y las sombras.

No prendas la luz, quiero llorar a oscuras
las penurias de esta noche solitaria
que se hunde profundo en el pecho
y se ase fuertemente en lo más profundo del alma.
No es por pudor que no quiero que veas mis lágrimas silentes,
espero que entiendas, quiero disfrutar esta soledad
que oprime y ahoga suavemente,
dejame esconderme de mi pesar esta noche
al menos por un rato, hasta que Orfeo llegue y me acune en el sueño
y el tiempo sanador se ocupe de olvidar esta pena
y que cicatrice esta herida, que pareciera nunca sanar.

No prendas la luz, por favor no la prendas
que la pena se vaya con la luna, y que la mañana
con su magia, luz y sonidos invada mi corazón roto
verás que de la noche a la mañana,
lo que las sombras no matan la felicidad lo sana.