lunes, mayo 20, 2024

Me gusta cuando callas -- Poema

A veces el silencio no es una ausencia,
a veces el silencio es una pausa,
una ayuda reflexiva de no irse a la mierda
golpeando cualquier puerta
y ya no volver
donde nunca quisiste estar.

No es un acto iracundo 
el poner al mundo en su lugar 
e ir acomodando, de a poco, 
a los patitos que olvidaron
qué le toca a quién dentro de las filas,
incluyéndonos. 

A veces, llamarse al silencio,
es recordar que uno mismo también existe
en ese lugar oscuro al que nunca la luz alumbra.

A veces, llamarse al silencio, 
es situarse en la contemplanza es entender 
que a pesar de nuestra abundancia 
muchas veces, no podemos hacer nada 
más que aceptar que lo que es, es 
y seguir adelante.