martes, agosto 31, 2021

Por tí, todo -- Cuento corto

Me gusta verte. Desde mi ventana todas las mañanas esperaba a que salgas caminando hacia el trabajo, por suerte no trabajabas tan lejos de tu casa, por lo que todos los días te seguía primero con la mirada, y luego, escondido entre la multitud, con mis ojos clavados en tu espalda, e imaginaba que sonreías mientras ibas. Me gustaba soñar con que pensaba en mí secretamente, aunque no me conocieras, o que te hicieras la zonza. 

Una vez me paré adelante tuyo, me miraste y me sonreíste, te hiciste a un lado y yo pasé mirando para otro lado. Me encantó imaginar tus ojos mirándome, aunque lamenté no decirte nada. Me prometí que algún día te hablaría, te diría hola, y me imaginé con lujo de detalle toda la conversación. La tengo escrita. Sí, la escribí en una libreta en la que te dibujé hasta que pude, en la que anoté las cosas que te gustaban, los programas que mirabas en la televisión, las cantidad de horas que usabas el teléfono, el banco que frecuentabas, la plaza donde almorzabas los días vernales, o la barranca donde te echabas a tomar sol en los veranos. 

Me acuerdo que el día que tomé el coraje de hablarte coincidió con la vez que estabas llegando tarde al cumpleaños de una amiga tuya en Pilar, por la fecha debería ser Analía la que andaba de festejo. Pediste un Uber, ni siquiera te bañaste. Tenías olor a coco en la piel, a coco y a aceite, brillabas, como siempre, pero esta vez no solo por tu propia luz interior, también brillabas por el aceite, lo que hizo difícil poder agarrarte bien, sujetarte, que te quedes quieta y sobre todo que me hagas caso. 

Te había subido en el asiento trasero de mi auto ¿Te acordás? Me hice pasar por el Uber que habías pedido, pero te diste cuenta que yo no era el Uber, y te pusiste en caprichosa. 

Qué raro que fue todo en ese momento... Ojalá se la contemos a nuestros nietos. Te subí en mi auto y sin que me digas nada, arranqué y empecé a llevarte hacia donde ibas. Atada de manos y pies, acostada sobre el asiento trasero me mirabas con los ojos grandes, grandísimos (tenías el rímel un poco corrido), estabas tan sorprendida, parecías desesperada. Sin embargo, había en tus lágrimas una especie de placer especial, hasta tus quejidos parecían gemidos. Yo te pedía que pares ¿te acordás? Me excitaba escucharte. De vez en cuando gritabas, pero por suerte la mordaza no dejaba escapar mucho tanto barullo. En un momento te pusiste a patear la parte trasera de mi asiento... ¡Qué guerrera! Yo te había dicho que pares o si no no te llevaba una mierda al cumpleaños de Analía. En ese momento te quedaste callada, profundamente callada, me pareció ver en tus ojos toda tu vida, toda esa vida que yo tengo escrita en la pequeña libreta que llevaba a todos lados y en donde tomaba los apuntes de cada cosa nueva que hacías, de cada cosa vieja que repetías. 

Llegamos a lo de Analía, creo que en tiempo récord, yo estaba medio de malhumor, quería aprovechar el viaje para que me conocieras y que veas que no soy mal tipo, que podía llegar a gustarte, pero no sé por qué carajos vos parecías estar asustada y con pocos ánimos de conversación durante todo el trayecto. 

Me sorprendí de que no hubiera una fiesta en esa casa, al menos eso parecía, las luces de afuera estaban encendidas, como siempre, como siempre siempre, o sea, no había nada de distinto, por lo que entonces, seguramente, no hubiera fiesta. 

Recuerdo que pensé ¡Qué picaronas! La fiesta es en otro lado... empecé a soltar los amarres que te había hecho con las sogas, los que te hice esotéricamente como verás, aún funcionan... Te prometí que si no gritabas te sacaba la mordaza, afirmaste con la cabeza, entonces te la saqué despacito. 

Me preguntaste si era loco o pelotudo, yo te dije que estaba enamorado de vos y que era capaz de cualquier cosa por estar cerca tuyo. Te conté que te seguía hace años y que en una libretita anotaba todo lo que hacías y lo que dejabas de hacer también. Te sonreíste. Sonreíste tan grande y lindo que creí en todo, por primera vez el escepticismo era excepcional y el amor triunfaba a pesar de mí, a pesar de vos.  

Me acuerdo de tus palabras, tan clara y perfectamente como el aire fresco de las mañanas. ¿Y en vez de tenerme cerca... no te gustaría estar adentro mío? Sentí como mi espina dorsal se helaba y como en mis genitales se encendía un cosquilleo del que no sabía el porqué pero sospechaba su origen. 

Llevame a casa, me dijiste en un susurro, dejá que Analía festeje sola su cumpleaños. Vos y yo vamos a festejar como corresponde. Volvimos al barrio, te sentaste al lado mío y me preguntaste todo lo que querías saber de mí, no te escondí nada, ni un pequeño detalle. Cada pregunta tuya me exigía una verdad, y la verdad que te daba me la devolvías con una sonrisa agradecida. El camino de regreso fue tranquilo, casi romántico. Puse la radio que te gustaba, sonaba justo en el aire el programa ese del conductor al que siempre maldecís, y contradecís, e insultás, pero no podés dejar de escuchar. 

Llegamos a tu casa y me invitaste a pasar, me preguntaste si quería tomar algo antes de meterme adentro tuyo y te pedí un whisky con dos hielos. Después de servírmelo me desataste el cinturón, me bajaste el pantalón y me cortaste un pedazo de carne de las nalgas. 

Me dolió un montón, no estaba preparado para eso, sin embargo, la excitación de estar con vos, de compartir esa intimidad, me anulaban cualquier sensación negativa que pudiera estropear nuestro momento. Me diste una gasa con cicatrizante, me pediste que la sostenga tapando la herida, y que te espere ahí, sentado, tomando el whisky. Fuiste a la cocina con el pedazo de mi carne en la mano, lo cocinaste y lo trajiste de nuevo a la mesa, lo cortaste en pedazos pequeños... Un bocado para mí, otro para vos. Uno para mí, y otro para vos. Poco a poco acabamos con ese pedazo de carne, sin embargo, un tremendo apetito se había abierto y algo nuevo entre nosotros nacía. Quise más de mí, y empezaste a cortar pequeñas porciones de mi cuerpo y a cocinarlas mientras yo cuidaba de las heridas que me hacías con cicatrizantes y antibióticos contra posibles infecciones.

Sentí múltiples orgasmos mientras me mutilabas, ansiaba ver mi carne en tu boca, ver tus dientes triturándome, machacándome, masticándome...

¿Te acordás mi amor? ¿Te acordás mi vida? No cambio nada de lo que ha sucedido entre nosotros, sin embargo, a veces me dan ganas de caminar con vos tomados de la mano, aunque ya no tenga brazos, ni piernas y aunque solo tenga, esta foto sin marco, que me dejaste sobre la mesa de luz, al lado de la silla de ruedas junto a una terrible ausencia y una libreta a la cual, ni hojearla puedo.

lunes, agosto 30, 2021

Tiempos de hoy -- Cuento corto

Fue una pequeña niña quien encontró el cadáver. Ella tiene alrededor de cinco años, tal vez seis... es difícil saber la edad en los niños en situación de abandono, que viven en la calle con las caras sucias y todos esos años de tortura, vejaciones, abusos de toda índole y sobre todo, de la tanta ausencia de amor y la violencia presente en cada paso que dan. Todas sus experiencias las llevan sobre sus pequeños hombros y las arrastran con una solemnidad que pasma. Tienen la piel curtida por el desamparo y sus miradas, son tan solitarias, que el tan solo verlas de frente (como el mirar de aquella Gorgona), nos hela la sangre hasta el punto de darnos cuenta que nos hemos vuelto de piedra.

Ella picaba el cadáver con un pedazo de percha rota que alguien había dejado en la basura, entre las bolsas en las que dormía. 

Cuando encontraron a la niña picando al occiso no hubo sobresaltos, es más común de lo que se cree encontrar cuerpos tirados en las calles, abandonados, sin billetera, ni celular, reloj o algunas prendas. Así como de los niños, los solitarios que han sido asesinados, nadie se encarga de ellos, ni a nadie les importa. 

La única diferencia entre ellos es que los muertos corren mejor suerte que los niños. Los niños tienen que seguir viviendo en las sombras de una gran ciudad a la que no le interesa más que sí misma, que solo busca su crecimiento económico y que margina a los sectores menos simpáticos a lugares más escondidos y alejados, como la mugre debajo de la alfombra, esconden con total desparpajo a esa populosa pobreza que afea tanto las calles ante las miradas de un mundo que busca la estética opulenta y casi renacentista de una realidad decadente que oscila entre lo gótico y lo barroco.

El finado ni siquiera era un nuevo número en la estadística ya que nadie lo había denunciado. A simple vista se entendía que había sido golpeado hasta morir. No se sabe con certeza si el móvil fue el dinero, su elección sexual, su no elección de raza, sus creencias religiosas, su mundo mágico, la posesividad de su pareja, su posición social, o si tan solo, fue la bolsa de carne que golpearon por aburrimiento algunos que pasaban por ahí. 

Otro asesinato anónimo en la ciudad, otro ciudadano que moría y que nadie investigaría el por qué, ya que a nadie le importa nadie. 

Tal vez ni siquiera denuncien su desaparición, puesto que, y porque no, era otro individuo solo en un mundo plagado de oscura soledad y disimulada tristeza.

Mientras llegaba la ambulancia y la policía hacía el show de mostrar preocupación ante los medios periodísticos que llegaban y ganaban millones vendiendo Marlboro y Coca Cola mostrando al muerto tirado entre las bolsas, la niña seguía picándolo con la percha. En su rostro no se dibujaba ninguna emoción, sin embargo, en los televisores de todo el país se repetía la imagen de la niña picando al muerto, y Marlboro y Coca Cola auspiciaban el momento. La cantidad de cliques de encendidos que tuvieron los televisores superaron por mucho a los cliques de me gusta o no me gusta en las distintas redes sociales. Los memes comenzaron a correr como la sangre que caía hacia la alcantarilla. 

Durante unas horas no se habló más que del muerto, de su traslado a la morgue, de qué barbaridad esto, de por qué los policías lo otro, que hay que tener políticas más duras contra la violencia de género, que este era un crimen de odio, que el gobierno no se hace cargo de nada, que los inmigrantes generan este tipo de situaciones, que las drogas son la causa de la depravación de nuestra sociedad y a eso de las veintiún horas, Antonucci metió un golazo de media cancha y salieron campeones. 

La ciudad se sumió en una fiesta de despilfarro maleducado, hubo ebrios, muertos y heridos por doquier, y por supuesto, olvido. En el centro de la plaza del barrio donde Antonucci creció, apareció una estatua de bronce de su figura en tamaño real pateando una pelota.

La niña durmió esa noche entre los griteríos y festejos de un pueblo onanista que solo encuentra el placer en su propio ego. Ella sonreía entre sus sueños abrazada al pedazo de percha que la mantuvo a la distancia precisa y segura de aquel abusador, que no la cogería más por las noches, en la oscuridad, con la complicidad de una ciudad a la que no le importa la vida de nadie. 

Esta noche podría dormir feliz, abrazada a su percha salvadora, abrazada a esa ilusión que todos tenemos, de que aunque todo sea una mierda, las cosas pueden mejorar.

domingo, agosto 29, 2021

Enfermitos -- Poema


La virgencita ocupó su pupitre,
rompió en llanto, dijo ya basta,
el cura la manoseaba 
aunque fuera de yeso
y que nada gozara.

La virgencita sangró en su vagina,
vagina de yeso, vagina prohibida,
y el cura creyó en el milagro
oscuro en su claustro
al padre rezó.

Salió presto el cura 
y a los fieles congregó,
y misó, y oró, y tocó,
a cada uno de los niños
les dio en la boca la carne de Cristo,
y mejoró su erección 
cuando en la virgencita pensó
cubierta de gloria e inocencia
esperando por él 
no sin cierta impaciencia 
a todos apresuró
para volver a su claustro
y encerrarse en silencio
ocultándole a Dios
su vil perversión.

¡Qué se te llene la verga de llagas,
protervo demonio que Dios parió!
la virgencita gritó.

Otro milagro el párroco presenció
mas de tanta sorpresa la virgen cayó
y en un mil pedazos al fin se rompió.

Ojalá halles tu paraíso, dulce virgen,
mientras él esté aquí en la tierra
los monaguillos tendrán una infancia de mierda.

sábado, agosto 28, 2021

Aunque no quieras -- Poema


Lo pide, el cuerpo te lo pide,
lo exige la piel, lo reclama el espíritu.
Está, presente en cada latido,
como el aullido del lobo a la luna llena
como el balido del gamo perdido.

Te he encontrado sin querer queriendo
te he buscado sin saber sabiendo
que tarde o temprano caerían por el costado
el caos, el qué y la lanza clavada.

Deja que lluevan los minutos en esta tarde sin nada
anda bajo una lluvia que ha caído desocupada 
mírate, tus manos, tus rodillas, tus pies,
no llegará la muerte esta tarde a tu puerta
y sin embargo lloras, creyendo,
que una simple zozobra terminó con tu ahora.

Ve, destrózate, rómpete, el cuero, las tripas, el alma,
te lo pide el cuerpo, el espíritu, la piel lo reclama,
eres presente de cada latido 
en cada suspiro
de cada olvido
en cada adiós.


viernes, agosto 27, 2021

Necio -- Poema


Creías que la respuesta estaba
en romper los límites que te imponían
la sociedad, la religión, la cultura, el otro,
y jugabas en tu arenero mientras reías 
señalando hacia afuera sin mirar hacia adentro
y creías, pobre iluso, que eras libre de todo
que pecado y concepto ni te rozaban
que razón y motivo siempre sobraban
para que hagas aquello que te diera la gana.

Pobre vos, que trasgrediste todos los límites
que te fueron poniendo aquellos que aparecían
momentánea y estúpidamente en el camino
aquellos que por un momento se atravesaban y creían
que con su moral en bicicleta podrían regir tus tiempos
tus colores y tu vida. Y tan así pareció serlo 
que ingenuo y tonto lo creíste y nunca trasgrediste 
esa ley que siempre te mantuvo cautivo
esa que erigiste vos mismo y que fue, sin duda alguna,
la que te mantuvo por siempre dentro del laberinto.

Tanto poder en vano, necio Minotauro, tanta muerte sin suerte
y por siempre, encerrado en el propio pasado
enterrado en tu propio presente.

jueves, agosto 26, 2021

Volver -- Poema


Y se acabó de mi la sal,
el viento, la marea,
me quedé sin tics,
sin tips, sin tacc;
ni el tap de mi andar 
se escuchó en tus pisos de madera.

Y me creíste perdido
olvidado, aburrido, destrozado,
imperfecto.
Y entonces me creí muerto,
desprotegido
descuidado
sin suelo.

Y renací,
no al tercer día,
no por morir,
no por creer,
no porque sí.

Renací como renace el silencio 
luego de la estruendosa barbarie,
renací como renace el llanto
después del suspiro del anteúltimo aliento,
renací como renacen las sonrisas
de pronto sin cómo y en cualquier momento.

Y me creí montaña
estrella y mar
aguja y viejo
y volé
como vuela sin rumbo la hoja en otoño,
a un allá sin hogar 
a un acá sin tiempo.

miércoles, agosto 25, 2021

Perdido en tu mirar -- Poema

No puedo decírtelo
no puedo explicártelo
pero cuando me mirás
con esos ojos tan llenos de vida
mi mente confunde la realidad
y lo que hago es pensar
que lo infinito del universo
cabe solo en tu mirar.

No puedo explicártelo
es que mirarte
me quita la razón
el qué y el aliento.

martes, agosto 24, 2021

Casidiógenes -- Poema

Ahí lo tienen en la esquina,
vieran como andaba el pobre
tenía roto el saco en donde
aprendió a guardar las migas
que en la misa del domingo
los feligreses opulentos
le daban con desprecio y sin alegría
como si nada de lo que está
fuera importante en la vida
no lo miren con temor
tampoco con asco,
menos con rencor

él encontró su camino en el cartón
en el abrazo oscuro de la noche fría
en la violenta soledad de una sociedad que ausente
margina a esos quienes
perdieron la necesidad de toda esta hipocresía
que disfrazada de mentira
nos hace creer que es realidad.  

E igualmente sonríe,
increíble mente,
sonríe.


lunes, agosto 23, 2021

Numerología simbólica -- Poema

Diez por ciento para Dios
nueve meses para nacer
ocho para el infinito
siete para el mal pensar
seis y la cuestión infernal
cinco sentidos pero hay aún más
cuatro puntos cardinales
tres el número místico
dos para la unidad
uno para el individuo
y cero para lo que no es
ni fue, ni será.

¡Maldita sea la semántica!

Hasta los números perdieron su inocencia.

domingo, agosto 22, 2021

Extrañamente extraño -- Poema

Soy un extraño en mi propio cuerpo

todo lo que hago me resulta ajeno
en las escuelas no soy yo quien anda solariego
en las bibliotecas no soy yo quien anda entre los libros
en el banco no soy yo quien anda en las filas
comprando o vendiendo dinero,
ocultando o liberando sueldos.

No soy yo tampoco en mi casa
mirando por la ventana que cambio, prendo y apago
con el distante control
tampoco soy yo en la radio, en el disco, en el modular,
solo soy yo cuando con las letras o con mis hijos
hombro a hombro nos ponemos a trabajar.

Soy un extraño en mi propio cuerpo
transeúnte de recuerdos que no son míos
ni tampoco jamás me pertenecen,
soy el que se ha perdido en un recodo del camino
y que se ríe, cada vez que una ilusión de las que tengo
mendiga cordura en un camino sin llegada
ni punto de partida.

sábado, agosto 21, 2021

Fábula gris -- Poema


El sapo cayó
la cigüeña aprovechó
ese breve instante en el que el tal vez
del porqué y la ignorancia
tuvieron el tiempo de ser
de hacer y deshacer
a gusto y placer
cualquier idea que se les ocurriese.

No faltaron las razones
ni sobraron los motivos
cuestiones que el olvido
nos obliga a recordar
y perdido, en la propia existencia
revolcado en el barro
de la tendencia de quién fue
ahondó el temor y el hecho
dejado en un para qué maltrecho
que no supo tener
cabeza, alma, corazón, ni piel.

¡Qué ha sido de ti, cordura!

¿Qué han hecho de mi los santos?
¿Es que nadie osa a poner los negros sobre los blancos?

Hoy, aquí y ahora, todo es gris
confusamente gris.

viernes, agosto 20, 2021

Buscación -- Poema

Te juro que quiero
que deseo
con todo el cuero
con toda el alma
y que hago creyendo
que cada hecho
me acerca de a poco
y en silencio
a ese sueño
de eso que quiero
y que deseo
con todo el cuero
con toda el alma.

jueves, agosto 19, 2021

Ilusiones -- Poema


En el medio de la noche ciega
como de un sueño de alguien que aun cree
un par de luciérnagas dieron su brillo
bajo un sauce llorón que sonreía
encosquillado por la suave brisa vernal.

La luna cómplice alumbraba apenas,
esta noche su único párpado brillaba soñoliento
el otro ojo de la nocturnidad parecía cubierto
por un parche pirata en la profunda oscuridad
que se llenaba de estrellas prometiendo
que mañana todo atrás quedaría
y no pasaría ya nunca jamás.

Las ranas de la charca croaban bajo las totoras
una canción que nadie escribió, ni tampoco escuchó,
pero en el sin embargo tanto creció que era fácil seguirla
y sospechar qué vendrá.

Los ciegos topos y las sordas tapias se mecían al son
seguían el hipnótico paso de los secos pastos  que adormilados estaban
por una extensa sequía que se extendió por demás
las libélulas advertían que mañana llovería.

Que alegre noche, que triste hoy,
promesas que engendran a un nuevo adiós.

miércoles, agosto 18, 2021

Más allá de aquí y ahora -- Poema para mi amigo Jorge Alberto Fernández Falcón

Foto y altar realizados por
Jorge Alberto Fernández Falcón
para su amor para siempre 
Broselianda Hernández
Hoy no fue hoy
hoy no hubo aquí, 
ni ahora.

Hoy lloraron las flores
también las mariposas.

Al amanecer, el mar susurraba tu nombre,
la brisa marina parecía tu caricia de las mañanas,
tus sonrisas de las tardes y esos besos que en las noches
florecían inocentes sin razones ni porqués.

Erigí un altar en tu nombre
¿sabías?
con pétalos de rosas
y otros mil y un colores.

También te lloré,
al recordarte te lloré,
y de tanto llorarte al fin
te recordé hasta sonreír
y sentí sin querer
tu aliento en mi oído deseando:
"Paz, amor mío, yo soy estando aquí contigo..."

Sembré un paraíso sobre la blanda arena
busqué tus huellas silenciosas 
busqué tu adiós 
busqué tus labios 
ha sido alto el costo de este mudo agosto
que aunque recién comienza
ya exprimió a mi corazón.

Que sea feliz tu día, estrella mía,
mi estrella del cielo
mi estrella de mar
mi estrella en las tablas 
mi estrella al amar.

Feliz seas allí donde estés brillando,
lucero mío,
feliz seas aquí donde amándote sigo
perdido y hundido en la gris soledad. 

Cómo duele tu ausencia,
puta madre,
cuánto duele este adiós. 

martes, agosto 17, 2021

Nihilista -- Poema

No creo en esta libertad celeste
de horizontes infinitos
y pensamientos concatenados
a modos de cinta de Moebius,
no creo en estos parques que se continúan
y que nunca terminan
y que en ningún lugar empiezan.

No creo en la elección de mis decisiones
ni en lo que creo,
creo que haya sido mi decisión más absoluta.

Sin embargo
sí soy responsable de mis actos de sumisión y rebeldía
sí soy el interprete que baila al son de la piolita
un amasijo soy, de intenciones desesperadas
por ser libre de la opresión, del otro y de mí mismo.

He mirado el espejo recientemente
vi que del otro lado existe el silencio y la paz
y me cuesta profundamente
entender qué ha sido
de ese libre albedrío que un día
supimos conseguir.

De a poco mi fe
sueña que existo y yo
que no entiendo
¿en qué lado del espejo estaré?

lunes, agosto 16, 2021

Acabada la espera -- Poema

Ha llegado, ha llegado,
pensar que antes era todo impaciencia y misterio,
susurrábamos en las calles
escondiendo deseos  fluorescentes
y las sonrisas bajo los barbijos
eran huellas imperceptibles
de un adiós sin porques ni porqués.

Había en el aire un olor enrarecido
tal vez por esas cosas que el destino
susurra sin querer en los sordos oídos
tal vez por esas cosas que invencibles,
invisibles, nunca jamás se prosternan
y así se postergan sin caducidad ni remedio alguno.

Ha llegado, ha llegado,
el momento que tanto esperamos
bailamos melodías disonantes
expectantes ante la vieja herida
al unísono mil voces cantantes
sintieron y creyeron por vez primera
que la libertad era una primavera
que nunca jamás acabaría.

domingo, agosto 15, 2021

En tu corazón -- Poema

Cuando puedas 
cuando quieras
cuando necesites
cuando sea.

No temas 
no creas 
no cedas
deja tus huellas
en las sendas que tengas.

Llevame
con vos a donde sea que fueras
yo estaré
brillando amoroso
en algún rincón de tu corazón
por siempre
mientras quieras.

sábado, agosto 14, 2021

Enderworld -- Poema


Hubo un estruendo
luego un silencio
el tiquitac del tiempo
desapareció entre las nubes,
el cielo se llenó de sueños
y la tierra un infierno parió.

La luna regaló un diluvio
y los idiotas crecieron de los árboles
le pusieron nombre a todo 
y gracias a esto creyeron ser Dios,
pobres, habían descubierto el lenguaje
pero nunca entendieron su potencialidad.

El amanecer fue apasionado pero lento
y al llegar al cenital todo fue vértigo y sin razón
no hubo oportunidad de un bello atardecer
el cielo se prendió fuego y en la tierra huyeron las sombras
hubo un estruendo, luego un silencio
y ya saben le demás.

viernes, agosto 13, 2021

Fantasmas -- Poema

Adviértanle que ha muerto
que ya no existe ni tiene 
ponzoña su vencido veneno
que sus dedos no tienen garras
y que a su lengua bifurcada 
ni saña le queda.

Coméntenle que sus huesos 
son expuestos en varios museos 
que sus sesos están secos 
al igual que sus ansias y deseos de poder.

Díganle despacio que despierte sin sobresaltos 
no sea que de la sorpresa vuelva a morir de nuevo
y desaparezca también el recuerdo el mal ejemplo
de aquello que no queremos que se vuelva a repetir.

Hay muertos que aún muertos 
siguen creyendo que andan vivos 
y que pueden, con total desparpajo y elocuencia 
ser los amos y los dueños de tus hechos y tus sueños.

No los dejes 
recuérdales,
ya no están en tu vida
ya están muertos. 

jueves, agosto 12, 2021

Ausente -- Poema


¿Estás?

Cuál de estas sombras
te corresponde
te representa 
te entiende.

¿Cuál de estos silencios 
te queda como ropa hecha a medida
te abraza en el invierno 
y te despierta con un beso?

¿Con cuál de estas ausencias
has alimentado a tus portarretratos?

¿Cuál de estas opciones estás decidido
a dejar pasar haciéndote el distraído?

¿Amor, paciencia, educación, respeto, cultura?

¡Hey! ¡Oye!
¿Estás?

Tu etérea presencia
tiene el rancio sabor del olvido.

miércoles, agosto 11, 2021

Cambios -- Poema

Seco el río solidario
muerto el cauce del sentido
se desvaneció,
como el delicioso respirar del bosque
aquella mirada que caía del cielo
y acariciaba
dulce y sigilosa
la vida que manaba de cada rincón, 
de cada tal vez.

Se dijo que fueron varios quienes
los que participaron y unieron,
en un preciso momento,
el dónde, el cómo y el por qué,
y así fue, casi sin querer
que el lago olvidó al río
que el río olvidó al mar.

La nieve no besó más la tierra 
ni coronó a los coirones con magia y silencio
ni la lluvia atrevida que escasea por todos lados 
bañó las siembras, la siega y el arado
se dijo que fueron varios quienes
los que pudieron pero no quisieron
los que creyeron pero nada hicieron
y hoy entonces, ni el sueño está.


martes, agosto 10, 2021

Hasta que se olviden -- Poema


Me muestro al servicio del otro
como el copo de nieve sangrante
sobre un aguijón del pino se desvanece
como la cebra saciando el apetito de la tigresa
y de sus cachorros de luna creciente
como la gota de agua que del río salta 
y se vuelca sobre el moho reciente
como la nube que paseandera 
cambia su forma y nos muestra su esencia 
tal y como es, sin pareidolias ni hierofanías que las medien
entre esta realidad que azota 
y esta ilusión que no afloja.

Me muestro ante vos 
así como soy, como el cielo se mira en el lago
como la luna atraviesa los charcos sin pedir perdón ni permiso.

No me creo en lo correcto
ni tampoco en ese incómodo lugar que ocupa el bien,
soy una gota de rocío congelada 
sobre el pétalo de una flor en la alta montaña.

Lo que se espera de mí ya está hecho.

Al sol empoderarse en la bóveda celeste
volveré a repetir el ciclo, una y otra vez,
hasta que el tiempo olvide el por qué, 
las ideas, y el sentido.

lunes, agosto 09, 2021

Años después -- Poema


Tus manos se transformaron en un porqué
lleno de ansias, de nidos y mariposas,
hubo una cuestión íntima,
tan cercana como lo es el ser.

Entendimos que nada sería posible 
mientras tus pies se hundan en el barro
y mis alas pierdan plumas en cada atardecer.

Nos olvidamos de aceptar
que las cosas no siempre pasan por algo
que el destino no está siempre en nuestras manos
y que el sol, a veces aburrido de lo mismo, 
se esconde tras las nubes y llora en solitario 
sus pesares y frustraciones.

Recordamos siempre lo que duele
como una advertencia de la estupidez,
que ser humanos tiene que ver con el yerro
y también con el ego,
entonces uno se mira en el espejo descascarado del tiempo

y descarado se reconoce como el de siempre,
como ese que a pesar de morir tantas veces,
sigue latiendo en nuestras sienes, en nuestros deseos,
y que solo es una ilusión de nosotros mismos. 

Tus manos son un porqué
que aún construyen
en un rincón muy mío.

domingo, agosto 08, 2021

Barrera -- Poema

Me fastidia
que te miren y sonrían 
que te mientan descarados 
con un fuerte apretón de manos.

Se me ablanda el corazón del alma,
se me cae al suelo la esperanza,
de saber, que son ellos,
los que podrían torcer la historia
la nuestra, la de todos, la de cada día 
y sin embargo, nada hacen para lograrlo.

Yo estoy acá, 
de pie,
frente a la inmensa pared de hipocresía que avanza
cuando llegue acá de mí no habrá nada
ni el recuerdo
de lo que hice, de lo que quise, de quien soy,
no habrá velas encendidas,
ni figuras de cotillón alegrando los cumpleaños.

No habrá lágrimas,
no habrá si quiera olvidos.

Y sin embargo acá estoy,
esperando que esta brevedad de materia
que me limita en este tiempo espacio
ayude un poco a soportar 
a quien venga detrás mío 
a poner el cuerpo 
e intentar detener este tsunami de idiotas 
que con ambición y angurria 
hoy levantaron esta ola de egoísmos y mentiras 
para oprimir y exprimir a un mundo de buena gente 
que solo quiere vivir en paz. 

sábado, agosto 07, 2021

Andando solo -- Poema


Te pido no te metas más
dejame en paz
pasear desnudo
deslumbrando la penumbra
sin pena, dolor ni gloria.

Si pudiera simplemente
ser yo mismo
sin que se interpongan
esas cosas que me enchufaron
mientras tomaba la teta
de un colorido televisor.

¿Hasta cuándo me dejé engañar?
¿Dónde fue que ser dejó de ser
aquello que muestra la identidad de cada quien?

La ética ha matado a la moral,
los has logrado Friedrich
la suciedad cava sus tumbas 
con falacias y mentiras
y luego las cubre con odio 
y meticulosa desesperanza.

Muero en cada letra que desangro
¿qué desangro?
Desangro tristeza, horror y miseria,
desangro pobreza, hambre y angurria,
desangro por necio, por ciego, por loco,
desangro por fe, infeliz soñante.
Desangro por fe.

No te metas
dejame en paz paseando
por mis bosques muertos
con mariposas y colibríes.

viernes, agosto 06, 2021

Dopplegatte - Poema


Soy el legado de un artista que ha muerto
hace un tiempo ya
epígono de quién fue
epígrafe en su foto.

Yo mismo seguí sus pasos
luego de su turbio adiós
he cosechado sus sombras y fracasos
y los sembré en mi brioso jardín de agonías
crecieron, junto a la mala hierba 
espurios, dolos y espantos,
crueles, estúpidos, ególatras, 
los imbéciles que nunca faltan
y florecieron
y hoy sus actos me arrinconan
me doblegan 
me esclavizan.

He puesto el lomo
y no hay como
pueda librarme de este estigma,
de este karma.  

jueves, agosto 05, 2021

Responsables y llorones -- Poema


Y después me dicen
que la tristeza
la soledad
la compañía
y después me cuentan
de las drogas
las mentiras
y el encierro
y después me piden
que ya no 
que ahora sí
que un poco más 
y después
después se olvidan
que la mayoría de las misérrimas violencias
ellos mismos se las han causado.


miércoles, agosto 04, 2021

Lejos pero cerca -- Poema


Tal vez despierte agresivo,
mañana será otro día,
quedate lejos, pero cerca
por favor encontrá el modo 
de pararme a tiempo.

Ya no me reconozco
no sé de qué seré capaz
las primaveras se transitan 
con pies descalzos y de plomo
pero los inviernos, querido amigo,
los inviernos se sobreviven,
hay para algunos que vale todo
caminan con sigilo apenas tocando el piso
huelen la sangre a distancia 
y atacan.

Tal vez despierte deprimido,
mañana será otro día,
quedate lejos, pero cerca,
no sé de qué soy capaz ahora.

Lloraré mis incontables penas
mataré otra vez a mis deidades
socavaré mi fe, realizaré mi ideología,
anudaré tamañas frustraciones 
y vibraré estúpido y negligente
ante aquellos que miserables 
vuelven la vida un espanto
y al silencio,
un decisión por miedo. 

Tal vez no despierte mañana
y siga soñando
esta pesadilla que jamás termina.

martes, agosto 03, 2021

Sin chances -- Poema

Tarde fría, 
tarde triste,
tarde gris. 

Afuera llueven miserias 
adentro se cultiva el desespero
que florece, por doquier,
dejando cada rama seca 
desnuda y flaca como un cuerpo,
muerto.

Quisiera advertirle al colibrí
al perro, a los caballos,
que en todos lados hay cazadores
que sólo cazan para jactarse
de haber matado a un ser vivo, 
ni siquiera se los comen.

No puedo hacer nada 
todos saben la verdad
y la aceptan mansamente 
como la vaca recibe el mazazo
en la sesera
en el frigorífico.

No hay nada que pueda hacer
ni adentro, ni afuera,
dentro de la confusa fosa
la suerte está echada 
sin flores, sin tumbas,
sola, flaca y desnuda
como las ramas del azota caballos
como un cuerpo muerto.

lunes, agosto 02, 2021

Enojo -- Poema


Arden las entrañas 
no es odio, no es frustración,
es impotencia.

Impotencia de no poder 
de no lograr 
de remar y remar
y estar siempre en el mismo lugar
de entonces dejarse llevar 
y caer siempre en el mismo lugar.

Impotencia ante la opresión
impotencia ante la injusticia 
impotencia ante la esclavitud 
de ser libre entre barreras, paredes y cadenas
impotencia de vivir y ser feliz 
ante tanto abandono y desprecio por el otro.

Arden las entrañas, 
queman, enferman, 
la felicidad es un sustantivo abstracto.

domingo, agosto 01, 2021

Mariposa -- Poema dedicado a Devi.


Libre como el viento
que se llena de colores
mientras acaricia los trigales 
y despeina las praderas.

Sabia como el tiempo,
como el tal vez,
como el adiós,
fuerte como el junco 
que se dobla, no se rompe,
y de cuando en cuando echa una flor.

Sencilla como la luna, 
como el sol, 
como la vida,
aguerrida como las mariposas
que aún siendo  pequeñitas 
en un mundo gigante y horroroso,
siguen aleteando con ímpetu y ansias
por lograr algo mejor.

Sos libre, sencilla y sabia 
fuerte y aguerrida
mi frágil mariposa 
mi amiga para siempre.